Los vampiros del grupo Inter-Alfa británico exigen más sangre | LaRouche Political Action Committee

Los vampiros del grupo Inter-Alfa británico exigen más sangre



11 de mayo de 2010 (LPAC) — Los $1.1 billones de dólares que se prometieron este fin de semana para alimentar a los insaciables depredadores financieros del Imperio Británico, es solo el principio de los que ellos planean, si es que el cortafuego de la Glass Steagall de LaRouche no se instrumenta de inmediato.

El Banco Central Europeo (BCE) anunció que le va a ofrecer a los bancos "todo el efectivo que necesiten para tres meses o seis meses, y va a reactivar la línea de permutas con la Reserva Federal" según Bloomberg.com. Esta es la llamada "opción nuclear", que consiste en la impresión ilimitada de dinero del BCE, que los británicos han venido exigiendo desde hace meses, convirtiendo a la Reserva Federal de EU en el garante de último recurso mediante este mecanismo de permutas.

"Esto sienta un precedente para el resto de la vida del Banco Central" dijo el relamido economista en jefe europeo del Royal Bank of Scotland, el banco insignia del Grupo Inter-Alfa. "La intervención del BCE... era necesaria para causar un corto circuito en la red de retroalimentación negativa que cada vez se volvía más amenazante para la economía global" dijo Jacques Cailloux.

Pero estos mismos intereses financieros británicos ya andan diciendo que lo que se hizo no fue suficiente, y que va a ser necesaria más sangría. Un estratega del Banco ING afirmó "los políticos de la Unión Monetaria Europea (UME) y del Banco Central Europeo (BCE) están ahora usando la opción nuclear". "La cuestión central de aquí en adelante es sobre si las medidas acumulativas van a ser suficientes para estabilizar el sistema". El jefe de inversiones globales del banco Julius Baer estuvo de acuerdo en que el paquete de un billón de dólares pudiera calmar temporalmente los nervios, pero podrían resurgir las preguntas, sobre cómo van a pagar este paquete". Bloomberg tomó nota del hecho de que las tasas de préstamos interbancarias no bajaron el lunes, después de que anunciaron el paquetazo, y concluye que "el plan de un préstamo europeo por un billón de dólares pudiera no ser suficiente para restablecer la confianza en los mercados".

"Le están apostando a una dictadura", afirmó Lyndon LaRouche esta tarde. "O paramos esto ahora con la legislación de la Glass-Steagall, o esta bien pudiera ser nuestra última oportunidad".