"El nuevo paraíso fiscal mundial favorito es Estados Unidos" se jacta Rothschild

28 de enero de 2016

28 de enero de 2016 — “Mover dinero de los paraísos reservados extraterritoriales comunes hacia los Estados Unidos es ahora un nuevo negocio vigoroso”, informó hoy Bloomberg Businessweek, en un artículo en donde explica cómo se ha convertido Estados Unidos en un “nuevo mercado caliente”, el principal refugio fiscal y reservado para los extranjeros acaudalados que, en vez de almacenar su dinero en las Islas Caimán, Bermudas o las Islas Vírgenes de Gran Bretaña, ahora se lo llevan a Nevada, Wyoming o Dakota del Sur.

En una presentación que hizo en septiembre del 2015 en San Francisco, Andrew Penney, director gerente de Rothschild & Co. se jactó de que EU “es efectivamente el paraíso fiscal más grande del mundo”. Luego de que se negó a firmar los nuevos requisitos sobre divulgación de información elaborados por la OECD para cuentas bancarias, fideicomisos, y cierto tipo de inversiones en manos de inversionistas extranjeros, Estados Unidos es considerado ahora por los zorrillos financieros como los Rothschild, como el lugar ideal para ayudar a sus clientes a evadir el pago de impuestos en sus propios países.

Por supuesto que Penney dice que los Rothschild nunca le sacarían provecho al hecho de que EU rechazó las normas más rígidas de la OECD; pero en su conferencia de San Francisco presentó formas legales de evitar pago de impuestos en EU y divulgación de información a los países de origen de sus clientes.

Rothschild abrió una compañía fiduciaria en Reno, Nevada y según Bloomberg, está moviendo rápidamente las fortunas de sus clientes acaudalados de los conocidos paraísos fiscales extraterritoriales, sujetos ahora a requisitos de divulgación de información internacional más rígidos hacia sus operaciones en Nevada, donde están exentos. La compañía Cisa Trust Co., SA, con sede en Ginebra, Suiza, que asesora a latinoamericanos acaudalados, espera abrir pronto una sucursal en Pierre, Dakota del Sur. El diciembre pasado, antes de la fecha límite del primero de enero en que entraría en vigor la divulgación de información, Trident Trust Co., uno de los proveedores de fideicomisos extraterritoriales más grande del mundo, sacó docenas de cuentas de Suiza, Gran Caiman y otros lugares hacia Sioux Falls, Dakota del Sur.

La historia delictiva de Rothschild no ha inhibido su actividad en EU. En junio pasado, llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de EU para que no los procesaran a cambio de recibir solo un manazo en la muñeca, después de admitir que le había ayudado a clientes estadounidenses a esconder del IRS ingresos en el extranjero. Pagó una multa de $11.5 millones de dólares y cerró 300 cuentas de contribuyentes estadounidenses, por un total de $794 millones. El Departamento del Tesoro trató de justificar su negativa a firmar las nuevas normas de la OECD diciendo que están basadas en normas ya existentes en Estados Unidos. Sin embargo sí dijo que le preocupaba que un enorme flujo de capital extranjero hacia cuentas secretas, ¡se pudiera convertir en un nuevo canal para el lavado de dinero sucio!

Un abogado que reside en Zurich resaltó recientemente en una revista jurídica: “¿Escuchan ese ‘gigantesco sonido de ventosa’? Es el sonido del dinero que se vuelca a EUA... Qué irónico, no, ¡qué perverso! Estados Unidos que ha sido tan moralista en su condena a los bancos suizos, se ha convertido ahora en la jurisdicción del secreto bancario de turno”.