"El flirteo de Trump con el fascismo"

10 de marzo de 2016

10 de marzo de 2016 — La oligarquía financiera ya ha utilizado en este siglo a varios testaferros para empujar a la nación y al mundo con pasos graduales hacia el fascismo, entre ellos, a Bush, Cheney y a Obama. Ahora quieren utilizar a un patán sinvergüenza, que hace mucho tiempo que fue elegido por las redes del hampa financiera, para hundirnos más en ese camino. Aunque sin tocar las maniobras sistémicas hacia regimenes fascistas, diversos medios se han enfocado en la pompa autócrata de Donald Trump.

La columnista del Washington Post, Dana Milbank, titula su columna del 8 de marzo “El flirteo de Trump con el fascismo” y dice que “Así que hemos llegado a esto: el candidato favorito a la candidatura presidencial por el Partido Republicano, en una concentración de campaña el sábado en Orlando, presidió el acto donde sus partidarios hacían lo que tenía un tremendo parecido al saludo fascista.

“ ‘¿Pueden prestar juramento? ¿jurar algo?’ les preguntó Trump, levantando su mano derecha e instruyendo a sus seguidores a hacer lo mismo. Después presidió en un juramento de lealtad, no a la bandera, sino a Trump, a quien defienden y por quien ellos juran votar”.

Milbank destaca después que Abe Foxman, el ex líder de la Liga Antidifamación judía (ADL, por sus siglas en inglés) dijo que el hecho de que Trump presidiera la concentración con “lo que parecía un saludo de ‘Heil Hitler’ “ es lo más ofensivo, detestable y repugnante que pudiera haber pensado presenciar en Estados Unidos. Le dijo al Times of Israel que Trump es lo suficientemente vivo como para saber lo que estaba haciendo”.

Milbank cita después al presentador radial derechista Glenn Beck: “Debemos ver a Adolfo Hitler en 1929... Donald Trump es un hombre peligroso con las cosas que ha estado diciendo”.

No es solo en Estados Unidos en donde se le ha puesto la etiqueta de fascista a Trump. Milbank señala que “también los alemanes lo encuentran peligroso, y ellos bien que lo saben. Der Spiegel la revista noticiosa de Alemania, calificó a Trump la semana pasada de ‘el hombre más peligroso en el mundo’ y líder de un ‘movimiento autoritario lleno de odio’ que ‘inflama tensiones contra minorías étnicas... a la vez que ignora los convencionalismos democráticos”.

La agencia Associated Press informó que “el presidente mexicano Enrique Peña Nieto comparó el lenguaje del aspirante a la candidatura presidencial republicana Donald Trump con la de los dictadores Adolfo Hitler y Benito Mussolini, en entrevista que se publicó el lunes, y dijo que esto ha dañado las relaciones entre México y Estados Unidos”. Con sus comentarios Peña Nieto se suma a las declaraciones hechas por otros dos expresidentes mexicanos.

Para agregar algo de perversión doméstica al cuento, el mundo de los blogs está reproduciendo una información que salió en Vanity Fair en 1990 en la que señalaba que la ex esposa de Trump, Ivana, le había dicho a su abogado Micheal Kennedy que Trump mantenía como su libro de cabecera, enseguida de su cama, el libro con los discursos de Hitler, My New Order.