Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Sin misión, estás muerto

24 de marzo de 2016

Fuente: CDC/NCHS, Sistema Nacional de Estadísticas Vitales de EUA. Muertes por sobredosis de drogas, por condado, 2002-2014. Las muertes por sobredosis de drogas se ha disparado en casti todos los condados de Estados Unidos durante las presidencias de Bush y de Obama.

23 de marzo de 2016 — "La bancarrota de la economía de Estados Unidos, en su conjunto, se acabó. Se acabó absolutamente", declaró Lyndon LaRouche de manera categórica en su discusión semanal con el Comité Político de LaRouchePAC que se transmitió por Internet el lunes 21. En tanto que la mayoría de los estadounidenses se hacen de la vista gorda y pretenden temerosamente creer que no pasa nada, lo que estamos presenciando realmente es la muerte de todo el sistema financiero transatlántico, el cual está en quiebra sin remedio. Pero al mismo tiempo asistimos a la muerte de una nación, y de su pueblo, porque su sentido de misión nacional, y el sentido de propósito e identidad de los individuos mismos, ha sido eliminado sistemáticamente por el imperio británico, sus agentes y sus programas dentro de Estados Unidos. Nada ha sido más trascendental en esta operación que el desmantelamiento de la NASA, que culminó bajo la farsa de Obama.

"Hay muchas categorías de personas, que fueron personas productivas normalmente. Ya no tienen un papel. Y el hecho de que ese rol ya no existe, significa que la persona ya no existe. En otras palabras, lo que estamos a punto de presenciar, es la eliminación de las personas", declaró LaRouche ayer.

Es difícil de imaginar una situación estratégica más convulsionada y peligrosa. Primero, estamos parados en la cima de un volcán, que es el sistema financiero transatlántico quebrado, el cual puede hacer erupción con una explosión hiperinflacionaria en cualquier momento. No piensen que la política actual de rescates financieros sinfín y tirar "dinero desde el helicóptero" a los bancos, como le gustaba decir al ex presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, puede aguantar para siempre. No se puede tratar de rescatar $2 mil billones (millones de millones) en activos financieros especulativos que no valen nada, con otros miles de billones de basura financiera, sin que explote en tu cara. Los gobiernos que respaldan esta demencia, como el gobierno de Obama, son igualmente culpables de los delitos cometidos.

El imperio británico está condenado, destacó Lyndon LaRouche, y todo lo que hacen ahora es por desesperación: no aceptarán la derrota, y están preparados a morir en masa. Hay fuertes indicios de que eso es lo que está en marcha en Estados Unidos, y también en Europa.

Además del sistema financiero a punto de estallar, también estamos parados en otro volcán, que es la intención declarada del imperio británico y su marioneta Barack Obama, de imponer un cambio de régimen en Rusia y en China. Como lo ha venido advirtiendo Lyndon LaRouche por años, las crisis de Libia, Siria e Iraq, y el terrorismo internacional en general, todos están apuntando hacia un enfrentamiento estratégico termonuclear con Rusia y China. El último acto de barbarie terrorista ocurrido en Bruselas, Bélgica, como lo calificó el Presidente de Rusia Vladimir Putin, no es una excepción. Y hablando de los patrocinadores internacionales del terrorismo –-que sabemos que es el imperio británico, operando bajo diversas banderas— la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, fue bien directa: "No puedes apoyar a los terroristas en una parte del globo y no esperar que aparezcan en otras partes".

Rusia y China siguen en su papel de contrarrestar esta demencia, y de construir un Nuevo Paradigma basado en una misión para la humanidad basada en la cooperación en la que todos ganan, en torno a la ciencia básica tal como la exploración del espacio y los grandes proyectos de infraestructura acordes, aquí en el planeta Tierra.

Pero, para tener éxito, Estados Unidos deben incorporarse a este Nuevo Paradigma. Para empezar, los nazis que convertirían a Estados Unidos en un campo de concentración tienen que ser denunciados por lo que son: desde los matones del FBI, hasta la maquinaria asesina de Obama, hasta los bancos genocidas de Wall Street. Darles su merecido es una buena manera de mantener la condición y reanimar el optimismo.

Luego el país tiene que restablecer su sentido de misión nacional en torno al proyecto espacial de la NASA, como lo está haciendo la campaña de Kesha Rogers en Texas, que sigue siendo la punta de lanza de nuestros esfuerzos en esa dirección. Esto es lo que le regresará a la gente no solo sus empleos productivos, sino que su sentido mismo de propósito e identidad humana. Y esa es una fuerza con la que no puede el imperio británico.