Carta del FMI indica que es probable que el incumplimiento de Grecia y el de Puerto Rico coincidan en julio

10 de may de 2016

9 de mayo de 2016 — El Financial Times de Londres publicó el 7 de mayo una carta que le filtraron de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dirigida a los ministros de Finanzas de Europa, en la cual ofrece pruebas de que Grecia se podría sumar a Puerto Rico en la ola de grandes incumplimientos a ocurrir a principios de julio.

Se supone que la carta de Lagarde es un llamado a los ministros de finanzas de la zona del euro (el Eurogrupo) para que otorguen algún tipo de quita (“restructuración de la deuda”) a Grecia, o si no, el FMI se retirará del tercer programa de “rescate” para los acreedores de Grecia, el cual se impuso al país el año pasado. Estos rescates son simplemente salvavidas para los bancos de la City de Londres y otros grandes bancos europeos, no para Grecia obviamente, como lo han demostrado los resultados a la vista. Cada uno de esos rescates ha hundido al país en un empobrecimiento cada vez más profundo con sus planes de austeridad.

Según el Financial Times, “el Fondo Monetario Internacional le ha dicho a los ministros de finanzas de la eurozona que tienen que empezar a negociar de inmediato para conceder a Grecia algún alivio de su deuda a pesar de la oposición alemana, adelantándose a las negociaciones cuidadosamente orquestadas antes de la reunión de emergencia del lunes.

“En una carta a los 19 ministros que envió el jueves por la noche y que consiguió el Financial Times, Christine Lagarde, la jefa del FMI, dijo que las pláticas estancadas con Atenas para que encuentren 3 mil millones de euros en recortes presupuestales de contingencia, que ya han durado un mes, han sido infructuosas y que se debe considerar un alivio de la deuda de inmediato, o pierden la participación del FMI en el programa”.

La carta de Lagarde en realidad no dice nada de eso, ni ofrece ningún respaldo para este intento del diario de la City de Londres por reparar la reputación del FMI en Grecia, como el verdugo más implacable que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, pues ha sido quien más a presionado para imponer la austeridad que ya arruinó al país al punto de recortarle la población. La carta de Lagarde sí dice muy cándidamente que “es necesaria una aclaración para aclarar las afirmaciones infundadas de que el FMI ha sido inflexible, y que ha pedido nuevas medidas fiscales [austeridad] innecesarias y que, como resultado, ha ocasionado un retraso en las negociaciones y en el desembolso de los fondos tan necesarios urgentemente”.

Lo más importante en realidad con relación al sistema financiero transatlántico en bancarrota, es que la carta de Lagarde deja en claro que el “acuerdo” mediante el cual se estranguló al gobierno de Grecia el año pasado, no ha funcionado en absoluto ni funcionará, a pesar de la devastación que ha ocasionado en la población. El plan obligaba a Grecia a generar un superávit del presupuesto equivalente a un 3.5% de su PIB, con el cual se pagarían las deudas, algo que ni Alemania ni ningún otro país europeo ha logrado jamás. La carta de Lagarde dice que incluso el plan más brutal de austeridad que el FMI a planteado, solo podría lograr cuando mucho un “superávit” de 1.5% del PIB. La diferencia significa unos 2,500 millones de euros al año.

“No hay duda de que alcanzar esa meta superior no solo sería muy difícil de lograr, sino que posiblemente sería contraproducente”, dice la madame Lagarde.

Así que Grecia y Puerto Rico tienen varios miles de millones de dólares, o de euros, en pagos para principios de julio los cuales muy probablemente no van a hacer, y ocurrirá simultáneamente, no porque ellos lo hayan decidido así, sino el propio sistema quebrado los ha orillado, en el momento en que todo el sistema financiero europeo está a punto de estallar. El colofón de esto es que para esa fecha el Reino Unido habrá realizado ya su referéndum para votar la salida de la Unión Europea, algo que el apoyo que le dio Barack Obama al NO el 27 de abril, ha ocasionado que el SI lleve la delantera en las encuestas.