Palmira fue una celebración de la verdadera inmortalidad del hombre

10 de may de 2016

10 de mayo de 2016 — El mensaje de fondo de la operación de Vladimir Putin en Palmira quedó claramente expresado en el contenido de música clásica de la celebración, en especial la presentación de la Chaconne de Bach, aunque también por el impacto internacional de dedicarlo a Alexander Prokhorenko de 25 años de edad, el oficial de las Fuerzas Especiales de Rusia muerto en la batalla por Palmira después de que pidió un ataque aéreo sobre su posición, contra los militantes del EIIS que lo tenían rodeado, antes que rendirse; y a Khaled al-Assad de 82 años de edad, el profesor de antigüedades y durante 40 años director del sitio arqueológico de Palmira, quien fue mutilado y decapitado por el EIIS en el 2015, por negarse a revelar la posición de los tesoros de Palmira que se habían escondido en sitios secretos para salvaguardarlos. Como le dijo el senador del estado de Virginia de visita en Siria, Richard Black, al hijo de Khaled al-Assad, dentro de mil años, cuando la gente visite la ciudad histórica de Palmira, van a recordar el nombre de su padre con profundo respeto y gratitud.

En Francia, Jean-Claude y Micheline Mague le dieron las medallas de su familia por la segunda guerra mundial a los familiares del joven Prokhorenko y participaron en el desfile del Regimiento Inmortal el 9 de mayo, Día de la Victoria en Moscú, portando un retrato de un miembro de la familia que peleó en la Segunda Guerra Mundial. El ejemplo de los Mague fue seguido por otro francés, Daniel Couture, quien también le envió la medalla de la Legión de Honor de su padre a la familia de Prokhorenko.