Justicia por el 11-S: lo que necesitamos de Obama es ¡que se vaya!

14 de may de 2016

14 de mayo de 2016 — La pelea para liberar las pruebas sobre el 11-S que Bush y Obama han escondido, e iniciar una nueva investigación, completa, sobre el papel asesino de Arabia Saudita en los ataques del 11-S, pasó a un nuevo nivel con otra intervención del almirante John Lehman, ex secretario de la Armada, quien fue miembro de la Comisión 11-S, que transmitió el canal de noticias CNN el 12 de mayo. Lehman ya había sido entrevistado para el exitoso programa "60 Minutes" sobre las 28 páginas secretas, que se transmitió en abril, y también fue entrevistado por el diario londinense Guardian el 12 de mayo, pero ahora en la entrevista con CNN hizo nuevas revelaciones.

Primero, Lehman dio detalles sobre el papel de funcionarios saudíes. Le dijo a CNN que el capítulo de 28 páginas del informe de la Comisión Conjunta del Congreso sobre los ataques del 11-S, contienen pruebas de que cuando menos seis funcionarios saudíes apoyaron a al-Qaeda pocos días antes de los ataques.

"Esos individuos, trabajaban para la embajada saudí en Estados Unidos, para instituciones saudíes de beneficencia y para la Mesquita del Rey Fahd en California, financiada por el gobierno saudí", dijo Lehman.

Segundo, dijo que la participación saudí nunca se comprobó plenamente. "Lehman señaló que las pruebas de la participación saudí nunca se investigó lo suficiente por parte de las autoridades de Estados Unidos y que se debe 'proseguir vigorosamente' con una nueva investigación' ".

Tercero, Lehman dijo que había vínculos "fuertes" de los funcionarios saudíes con los secuestradores. "Lehman dijo que los individudos tenían vínculos fuertes con el gobierno, y vínculos fuertes con los secuestradores, y uno de ellos llevó a los secuestradores desde San Diego hasta Phoenix luego de que reprobaron en su primera escuela de vuelo".

CNN transmitió el programa sobre los comentarios de Lehman durante todo el día 12 de mayo, junto con declaraciones de una entrevista con otro miembro de la Comisión del 11-S, el ex fiscal federal Richard Ben-Veniste, quien respaldó las declaraciones de Lehman en el sentido de que las investigaciones sobre los saudíes no se completaron.

"Nuestro informe nunca se debió interpreter como una exhoneración a Arabia Saudita", dijo Lehman, según informó CNN, con citas de su declaración al diario londinense Guardian.

Por otra parte, hay más miembros del Congreso que se están sumando al proyecto de ley de los congresistas Walter Jones y Stephen Lynch para que se libere este capítulo secreto de 28 páginas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre las operaciones de inteligencia en torno al los ataques del 11-S, que fue el tema específico de la investigación.

Washington se ha visto estremecida por las demandas crecientes par que se liberen las 28 páginas, y en Nueva York en particular ha crecido el fermento para exigir justicia verdadera para las miles de víctimas y sus familias. Algunos miembros descollantes del Congreso, que ni son activistas ni tampoco signatarios de la propuesta de ley de Jones y Lynch, han estado presionando a Obama por su papel en suprimir la verdad junto con Bush. Obama les ha prometido a todos ellos para calmarlos que va a liberar las 28 páginas, una promesa que más bien tiene toda la intención de romper, como lo ha hecho antes ya ante las familias de las víctimas.

Esto es una muestra de la presión que el Proyecto Manhattan de LaRouche ha puesto sobre Obama. Eso se tiene que intensificar aún más. Lo que queremos de Obama, para que se haga justicia, es simplemente que se vaya, ¡pero ya!