EU y Europa necesitan más que Asia la cooperación con la Nueva Ruta de la Seda

2 de junio de 2016

2 de junio de 2016 — La fundadora y presidente del Instituto Schiller internacional, Helga Zepp-LaRouche, quien se conoce en China como la Dama de la Ruta de la Seda, y como la principal promotora con Lyndon LaRouche de ese programa en Europa, fue entrevistada por la agencia noticiosa oficial rusa TASS, el 31 de mayo de 2016. En su introducción a la entrevista, TASS señala que "Cada vez más países y otras fuerzas en el mundo se dan cuenta de que la política de sanciones no tiene futuro y que es necesaria la cooperación global. Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller con sede en Estados Unidos, expresó esta opinión en una entrevista con TASS". Enseguida, el texto del artículo de TASS.

TASS: ¿Cómo evalúa usted la cooperación internacional hoy día?

Zepp-LaRouche: Ahora mismo hay dos dinámicas completamente diferentes en el planeta. Por un lado tenemos la convergencia de los flancos militares muy exitosos del Presidente Putin, como es su intervención en Siria, la cual ha creado la posibilidad para la paz, junto con sus diversas intervenciones diplomáticas en Asia, todo paralelo a las iniciativas chinas de la Nueva Ruta de la Seda.

Estos esfuerzos representan una perspectiva en la que todos ganan, para más de setenta países participantes ya.

Por el otro lado, hay una confrontación sumamente peligrosa desde el lado de Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Europea y la OTAN, contra Rusia y China, lo cual ha llevado al mundo a una crisis múltiple, más peligrosa que en el momento más álgido de la Guerra Fría.

TASS: ¿En que zonas está más active y en cuáles no?

Zepp-LaRouche: En el caso de Siria la cooperación entre el ministro de Relaciones Exteriores Lavrov y el secretario de Estado Kerry, así como en la cooperación en Ginebra entre Rusia y Estados Unidos, es muy positiva. Sin embargo, en tanto que Estados Unidos no abandone su política de cambio de régimen, la situación sigue siendo peligrosa. El Presidente Putin ha demostrado ser un estratega brillante.

Esto nos da confianza en que los halcones de la OTAN no lograrán atraer a Rusia hacia una trampa, que les daría el pretexto para un ataque preventivo.

TASS: ¿Cuáles son los temas que tenemos para acelerar la cooperación entre el Occidente y Rusia? ¿Por qué?

Zepp-LaRouche: La realidad es que todo el sector transatlántico está en bancarrota y a punto de estallar en mayor forma que en 2008. El primer ministro japonés Abe, luego de una importante visita a Rusia, planteó esta cuestión en la reciente reunión del G7 y de manera muy enfática, pero fue rechazado por el Presidente Obama, quien insistió en que "la recuperación está mejorando", lo cual es absurdo a la luz de las tasas de interés negativas de los bancos centrales y el debate en torno al "dinero del helicóptero".

Por lo tanto, Occidente necesita más que Asia el tipo de cooperación económica de Una Franja Una Ruta con la Unión Económica Euroasiática, que integra Eurasia desde Vladivostock hasta Lisboa, pero también invitar a Estados Unidos a participar en esta perspectiva. La única manera en que se puede evitar una catástrofe, es que logremos vencer la geopolítica y llegar a un nuevo paradigma, basado en una asociación por el desarrollo mundial y por las metas comunes de la humanidad.

TASS: ¿Por qué, a pesar de la amenaza obvia del terrorismo, de los delitos cibernéticos y otros problemas internacionales, Occidente entorpece la cooperación con Rusia?

Zepp-LaRouche: Casi todos los conflictos importantes se derivan de los esfuerzos del imperio angloamericano por mantener un mundo unipolar, en un momento en que, de hecho, ha dejado de existir ya. Más y más fuerzas en el mundo se dan cuenta de que tienen que tomar decisiones existenciales y de que los intereses de sus naciones se satisfacen mejor dejando las sanciones y la confrontación con Rusia y China.

El hecho de que Rusia y China han creado una firme asociación estratégica, con India como tercer socio, ha cambiado el balance estratégico en el mundo. Cada vez hay más países que ven como algo beneficioso cooperar por el desarrollo conjunto, en vez de estar bajo el yugo de la confrontación militar. Nos encontramos en una encrucijada de la historia, y en momentos como este, lo que cuenta es el liderazgo como el que hemos visto del Presidente Putin.