Seminario del Instituto Schiller con los LaRouche plantea alternativas: Unirse a la Ruta de la Seda, o guerra nuclear

10 de junio de 2016

9 de junio de 2016 — El Seminario Estratégico del Instituto Schiller, que se llevó a cabo en San Francisco el miércoles 8 de junio, congregó a 70 invitados y expertos para discutir el tema urgente, "¿Se unirá Estados Unidos a la Nueva Ruta de la Seda? Desarrollo científico global, o guerra nuclear". La cuestión es si nos vamos a unir al plan de infraestructura mundial Una Franja, Una Ruta, impulsado por China, o se van a quedar aferrados a las economías occidentales que están desintegrándose, cuya bancarrota es la causa de la amenaza de una guerra global nuclear.

Un grupo de connotados conferencistas participaron en el acto, empezando con Lyndon LaRouche, renombrado pensador estratégico y economista; Helga Zepp-LaRouche, también conocida como "La dama de la Ruta de la Seda" por su campaña mundial para crear el programa de la Nueva Ruta de la Seda, que ahora China está llevando a cabo, y para que se adopte a nivel mundial como alternativa a la guerra; el ex senador Mike Gravel (1969-1981), quien leyó, estando clasificados, los "Documentos del Pentágono" en una sesión del Congreso en 1971; el Honorable Sergei Petrov, Cónsul General del Consulado de Rusia en San Francisco; el Dr. Howard Chang, experto en sedimentación del agua reconocido internacionalmente, y Kesha Rogers, dos veces candidata del Partido Demócrata al 12avo distrito congresional de Houston, sede de la NASA. Las comunidades rusa, china, filipina y japonesa estuvieron representadas en el público asistente al seminario.

Helga Zepp-LaRouche le presentó al público el hecho del despliegue de la OTAN en la frontera rusa, con el sistema Aegis en Rumania, y el buque de guerra USS Ross en el Mar Negro, con lo cual los rusos quedan en la posición en que los misiles de la OTAN podrían llegar a Moscú en cinco minutos, lo cual hace obligatorio una política de "alerta de lanzamiento". A diferencia de la década de 1980, cuando miles de personas se manifestaron en contra de los misiles nucleares emplazados en Europa y Rusia listos para una "alerta de lanzamiento", hoy en día los neoconservadores del gobierno de Obama han recreado esta amenaza sin ninguna protesta en Occidente. También existe el peligro de una confrontación con China en el Mar del Sur de China.

En este clima, el Presidente de China, Xi Jinping, tomó la decisión en el 2013 de acabar con la geopolítica, y reestablecer la Nueva Ruta de la Seda, construyendo infraestructura hidráulica, de energía, y de transporte por todo el mundo. Zepp-LaRouche puso de relieve el hecho de que China tiene 20,000 kilómetros de trenes de alta velocidad construidos hasta el 2015, mientras que en Estados Unidos no hay trenes de alta velocidad. Así que, "conéctense con China por su propio interés, o enfrenten una guerra nuclear", concluyó.

La señora LaRouche abordó el problema de que Obama continúe en la Presidencia, y señaló la necesidad urgente de que se liberen las "28 páginas" clasificadas del informe del Congreso sobre el 11-S, a lo cual se rehúsa Obama; se sabe que ese capítulo secreto contiene evidencia del financiamiento y patrocinio de los saudíes al ataque terrorista del 11-S, lo cual de hacerse público podría causar una explosión política en Estados Unidos, que haría posible la elección de un candidato calificado a la Presidencia, a semejanza del Presidente Franklin Delano Roosevelt o del Presidente John F. Kennedy. Al final de su ponencia el público hizo preguntas.

Luego de que habló Helga Zepp-LaRouche, el cónsul ruso en San Francisco, Sergey Petrov comentó que "para un gran país como Estados Unidos, es útil dar una mirada al mundo". A una pregunta del senador Mike Gravel, sobre si compartía la evaluación dada por Helga LaRouche, él respondió: "Comparto la comprensión de que estamos muy cerca de un conflicto enorme. Y yo agregaría que no hay posibilidad alguna de una 'guerra nuclear limitada'. Si empieza, será el fin del mundo".

El señor Petrov describió la disolución de la Unión Soviética para convertirse en la Mancomunidad de Estados Independientes, con graves problemas económicos, y los pasos dados en este largo proceso de construir la Unión Económica Eurasiática (UEEA). La UEEA está ahora a la espera de concluir los acuerdos con el MERCOSUR, con la OSC, y con la Unión Europea sobre cooperación económica y humanitaria. El próximo paso es conectar a Norteamérica. Ese día, dijo el señor Petrov, "me sentiré que fui un buen diplomático".