Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: El sistema transatlántico está condenado

1 de julio de 2016
El buque lanzaminas de la armada finlandesa FNS Uusimma, navega por el Mar Báltico el 7 de junio de 2016 durante los ejercicios BALTOPS de la OTAN, para mostrar sus fuerzas aliadas y su agresividad.

1 de julio de 2016 — En discusiones con el Comité Político de LaRouche PAC, este jueves 30 de junio, Lyndon LaRouche destacó que el actual sistema financiero está en proceso de desintegración, y el sistema, como sistema, no puede sobrevivir. Las principales instituciones financieras, incluyendo los bancos centrales, están irreversible e irremediablemente en bancarrota. LaRouche señaló que, aunque hay una posibilidad terrible de guerra, motivada por la desesperación de esos círculos cuyo poder deriva del actual sistema financiero, gran parte de las amenazas que provienen de la boca de Barack Obama y de algunos funcionarios de la OTAN, son realmente puro bluf. Las amenazas que hacen contra Rusia y China no funcionan.

Sin embargo, esas intervenciones, tanto en el frente financiero como en el bélico, pueden conducir a un serio derrumbe al cual la humanidad no está preparada para enfrentar.

Esta semana, tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como el Banco de Pagos Internacionales (BPI) de Basilea, emitieron sendos informes donde dan a conocer claramente el riesgo de la desintegración sistémica de todo el sistema financiero transatlántico. Los préstamos de la banca, en todo el sector industrializado, se han desplomado por completo. No hay ningún flujo de capital hacia al sector productivo real de la economía, de acuerdo a los datos que muestra el BPI. El FMI da una voz de alarma con relación al banco Deutsche Bank, que está a punto de estallar, y eso solo podría detonar una crisis sistémica.

Mientras tanto, los funcionarios de la OTAN terminan de planificar la cumbre de jefes de Estado de la OTAN, para los días 8 y 9 de julio en Varsovia, Polonia, y la locura en contra de Rusia aumenta día a día. El miércoles 29 de junio, el Presidente Barack Obama estuvo en Ottawa, Canadá, en su última cumbre con sus homólogos de Canadá y de México, y aprovechó la ocasión para lanzar una diatriba contra Rusia, para rogarle prácticamente a Canadá que despache un batallón de combate a los Estados del Báltico.

En contraste a esta locura, el Instituto Schiller llevó a cabo su extraordinaria conferencia internacional en Berlín, Alemania, los días 25 y 26 de junio, en la cual destacadas personalidades de cuatro continentes presentaron el nuevo paradigma de pensamiento para sacar a la humanidad de la actual crisis existencial que impone el sistema moribundo.

Como lo destacaron tanto Lyndon como Helga LaRouche, en sus intervenciones en la conferencia de Berlín, lo que se necesita con urgencia es un viraje revolucionario en la manera de pensar, uno que se enfoque en la construcción de un futuro de cooperación entre las naciones soberanas y las regiones integradas del mundo. El programa chino de Una Franja Una Ruta, es paradigmático de ese tipo de nuevo pensamiento que tienen que adoptar los ciudadanos del mundo.

El actual sistema está muerto y no puede sobrevivir por más tiempo.