Estado Islámico (Daesh) ataca el Sureste Asiático, entre ellos Malasia por primera vez, y reaparece en la región del canal del Kra

6 de julio de 2016

5 de julio de 2016 — El Sureste Asiático se está convirtiendo en un blanco importante del terrorismo wahabí respaldado por los saudíes, ahora que la región se está acercando al nuevo paradigma que están creando China y Rusia. Parece que los blancos son tanto Malasia como Tailandia.

La policía de Malasia confirmó que el Estado Islámico (Daesh) estuvo vinculado a la granada que estalló la semana pasada en un centro de entretenimiento en la capital Kuala Lumpur. Esta es la primera vez que Daesh ataca Malasia.

El inspector de policía, general Khalid Abu Bakar, dijo en conferencia de prensa el 4 de julio que detuvieron a un adolescente y a un adulto el 29 de junio, un día después de la explosión en el restaurante bar. Los dos hombres de 19 y 52 años, admitieron haber recibido instrucciones de Mohammad Wanndy Mohamed Jedi, un líder de Daesh nacido en Malasia, quien anda reclutando malayos para que se unan al Daesh y combatan en Siria. "Ellos recibieron instrucciones de Mohammad Wanndy de que atacaran centros de entretenimiento en este país. Sus otros objetivos eran líderes conocidos, policía y jueces en el país; porque estos tres grupos son los que están bloqueando sus actividades" dijo Bakar.

Bakar agregó que los sospechosos tenían varias armas punzocortantes y banderas del Daesh y que habían obtenido granadas de "un país vecino". No divulgó de qué país se trata. Estos dos están entre los 15 hombres sospechosos de terrorismo que han sido arrestados hasta ahora, entre ellos dos policías, después de la explosión que dejó 8 personas heridas, uno de ellos en estado grave. Todavía siguen prófugos dos de los sospechosos, Saifuddin Muji, de 28 años y Jsanizam Rosni de 33, ambos procedentes del estado de Johor el más al sur del país.

En enero la policía elevó el nivel de alerta, a alerta total, después de que ocurrió un ataque vinculado a el Daesh en su vecina Indonesia en donde murieron ocho personas.

Hasta finales del año pasado se había identificado a 72 malayos, entre ellas 14 mujeres, que se habían unido a las filas del Daesh en Iraq y Siria.

En Tailandia, donde ha vuelto a primera plana la discusión sobre la construcción del canal del Kra, de repente estalló en el sur del país el terrorismo musulmán. Ha habido una serie de bombazos y tiroteos en los últimos dos días, en donde han muerto dos terroristas y dos lugareños y cuatro oficiales militares resultaron heridos.

El coronel de la policía Mastopa Manipkok, de la estación de policía de Bannang Sata, en la provincia de Yala, le dijo a la agencia turca Anadolu que los dos lugareños habían sido asesinados después de que su carro fue emboscado la mañana del 3 de julio.

Yala es una de las tres provincias (Yala, Pattani y Narathiwat) en donde ha habido casos esporádicos de insurgencia.