Ante crisis bancaria, el BCE quiere obligar a Italia a imponer el rescate interno

8 de julio de 2016

7 de julio de 2016 — El desplome de las acciones bancarias en caída libre ha agravado la crisis del sistema bancario italiano, por lo que el Banco Central Europeo (BCE) está ahora urgiendo al gobierno italiano a que lleve a cabo un rescate bajo la ley de la Unión Europea (UE), es decir, el rescate interno, que consiste en apropiarse de los depósitos de los ahorristas.

En comparación, las acciones de la banca italiana se han desplomado más que las de los otros bancos europeos. Mientras que el precio de las acciones del banco Deutsche Bank pasó de 32 euros a 12 euros en un año, las de Unicredit de Italia pasaron de 6.32 euros 1.80 euros; las de Intesa San Paolo de 3.60 euros a 1.63 euros y el peor de todos, Monte dei Paschi de Siena (MPS) de 2.01 euros a 0.33 euros.

El BCE le envió una carta a Monte dei Paschi, cuyo capital es ahora de menos de mil millones de euros. Se espera que para finales de julio se den a conocer los resultados de las pruebas de estrés que está llevando a cabo ahora la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y producto de esto se esperan tarjetas rojas para uno o más bancos italianos.

El parlamentario Marco Zanni, de la Comisión de Asuntos Monetarios, denunció el fraude en los métodos de supervisión de la ABE, al hablar el 25 y 26 de junio en la conferencia en Berlín del Instituto Schiller. Zanni destacó el hecho de que la ABE se enfoca en el riesgo crediticio (préstamos) no en los activos Nivel 3 (derivados). Por lo tanto, los bancos italianos que tienen un 80% de sus actividades dedicadas al crédito a la economía real, están siendo castigados porque están 'arriesgando' sus activos, en tanto que los bancos que están enfocados un 80% en la especulación están a salvo, porque no se evalúa su nivel de riesgo.

Un artículo extenso sobre la crisis bancaria italiana en el Wall Street Journal del 5 de julio, confirma este enfoque sesgado. Es notorio que los bancos italianos tienen la mitad de todos los préstamos malos de la Eurozona y que el Brexit "pudiera llevar a una franca crisis bancaria en Italia", dijo Lorenzo Codogno de la London School of Economics, según cita del WSJournal; Codogno trabajó antes en el ministerio de Hacienda italiano.

Sin embargo, el análisis y el diagnóstico de la crisis bancaria italiana son totalmente equivocados.

"Desde hace tiempo que la rentabilidad de los bancos italianos está entre las peores de Europa, sobrecargados con una burocracia inflada y demasiadas sucursales, lo que le deja muy poco capital extra para cubrir los préstamos que caen en incumplimiento. Las bajas tasas de interés actuales han golpeado especialmente duro a los bancos italianos porque están fuertemente enfocados en las actividades de préstamos normales, con relativamente poco en las actividades que generan pagos como son las carteras de gestión de patrimonios y la banca de inversiones" escribe el WSJournal (también conocido como el Urinal de Wall Street). En otras palabras, según esto, el crédito a la economía real está mal. Para ellos, la solución son las transacciones financieras "de alto rendimiento".

El Wall Street Journal confirma que el BCE y el gobierno alemán quieren que Roma implemente la solución de rescate interno; Roma quiere una suspensión en el rescate interno y permiso para inyectarle 40 mil millones de euros en capital a los bancos. Al recibir el informe sobre la situación, Lyndon LaRouche dijo hoy que probablemente ésta última opción sea la mejor.