El crac posterior al Brexit en marcha

8 de julio de 2016

8 de julio de 2016 — El crac bancario europeo que se ha venido acumulando desde hace tiempo, al cual el pueblo británico le puso un detonador con el voto "Brexit" en contra de la City de Londres y Bruselas, está cobrando fuerza.

En Gran Bretaña la libra esterlina cayó por debajo de la barrera de $1.30 el 6 de julio, su nivel más bajo desde 1985, cuando llegó hasta los $1.2565. Nada más esto, ha sido suficiente para causar pánico en los bienes raíces comerciales. En tres días, seis fondos que manejan propiedades en el Reino Unido cuyos activos "valían" un total de 16 mil millones de libras esterlinas, suspendieron sus transacciones para evitar corridas de sus inversionistas. Pero con el estallido de los fondos de inmuebles comerciales, esto tendrá efectos mucho más amplios dado que activos en inmuebles comerciales que valen unos 35 mil millones de euros, se utilizan para respaldar préstamos a las pequeñas y medianas empresas y los bancos los utilizan como parte de su base de capital. Pero los bancos más expuestos a los "fondos de propiedades" son el Royal Bank of Scotland (26 mil millones de euros en préstamos a estos fondos) y Lloyds, según informó el diario londinense Guardian.

El martes 5 el Banco de Inglaterra publicó su evaluación de riesgos del sistema financiero bianual. Dice que algunos de los riesgos sobre los que ellos habían advertido en el período previo al referendo han empezado a cristalizarse, entre ellos la caída en el mercado de los inmuebles comerciales. Los rendimientos en los bonos del Tesoro de EU llegaron a sus niveles más bajos en 30 años. Los inversionistas le tuvieron que pagar 0.27% a Japón para prestarle dinero a 10 años; o pagarle 0.19% a Alemania para hacer lo mismo

Las acciones bancarias por toda Europa se encaminan a niveles por debajo del crac del 2008. Las del Credit Suisse Group AG de Suiza perdieron casi un 2% y ahora sus acciones se cotizan por abajo de los 10 francos suizos por primera vez en su historia. Las acciones del prestamista alemán Deutsche Bank AG han perdido cerca del 6% y del Commerzbank perdieron un 5%. En cuanto a las acciones de bancos británicos, Lloyds Banking Group perdió 7.15%, Royal Bank of Scotland Group, 7.51% y Barclays, 3.28%

Se habla mucho del potencial panorama fatídico de los bancos italianos. Pero hoy un banco no italiano muy grande hizo un llamado a que se "re-evalúen" las reglas del rescate interno y que se restablezcan los rescates (externos) a toda velocidad (que los gobiernos y los recursos del erario público cubran las pérdidas). Lorenzo Bini Smaghi, presidente de Société Générale, le dijo a la televisora Bloomberg que "la crisis bancaria de Italia se podría extender rápidamente al resto de Europa. Todo el mercado bancario está bajo presión. Nosotros adoptamos reglas sobre el dinero público; estas reglas se pueden re-evaluar en un mercado que está ante una posible crisis, para decidir si se necesita aplicar algún tipo de suspensión".

Y en cuanto al regulador de valores de Italia, Consob, aplicó una prohibición de ventas en corto de las acciones de Banca Monte dei Paschi di Siena, el primer ministro italiano Matteo Renzi "rompió las reglas" al denunciar al Deutsche Bank (no por nombre sino de una manera inconfundible) por ser más peligroso que todos los bancos italianos juntos: "Si todo este problema de préstamos incobrables [en Italia] valiera uno" dijo Renzi, "la cuestión de derivados en otros bancos, en los grandes bancos, vale 100. Esa es la tasa: 1 a 100".

Banca Monte Dei Paschi perdió 25.47% al inicio del día pero se recuperó hasta un 17% (un total de 0.31 euros o $0.34) después de la prohibición de ventas en corto. El portal financiero www.thestreet.com advirtió que cuando se desplome el Deutsche Bank, arrastrará consigo todo el sistema. El Deutsche Bank informó sobre una exposición nominal en derivados de $72.8 billones en abril del 2016, 13% del total de los derivados globales pendientes ($550 billones para fines del 2015). Esto con una capitalización en el mercado que está ahora por debajo de los $20 mil millones.

Ni Alemania, con un PNB de $4 billones, ni Estados Unidos con un PNB de $18 billones, podrían controlar el crac del Deutsche Bank, con rescate o sin rescate.