Presidente de Filipinas ataca al Reino Unido y a Estados Unidos por el terrorismo

9 de julio de 2016

9 de Julio de 2016 — A raíz de la publicación en Londres del Informe Chilcot sobre la Guerra de Iraq, ha quedado de manifiesto la responsabilidad de los británicos (específicamente de Tony Blair) por las guerras en el Medio Oriente y en el Norte de África, así como por la proliferación del terrorismo.

El viernes 8 de julio, el nuevo Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, lanzó un inusitado ataque contra el Reino Unido y Estados Unidos por la propagación del terrorismo, en comentarios que hizo ante una organización musulmana.

La agencia de prensa Associated Press tituló su reseña de la siguiente manera: "Presidente filipino culpa a EU y al RU por la violencia en el Medio Oriente". De acuerdo al servicio de noticias, "el nuevo Presidente filipino ha culpado a la intervención de Estados Unidos por los sangrientos conflictos en Iraq y en otros países del Medio Oriente... El Presidente Rodrigo Duterte sugirió en su discurso el viernes que la política de Estados Unidos era la culpable de los ataques terroristas en su territorio, y dijo que 'no es que el Medio Oriente esté exportando terrorismo a América, es América la que está importando el terrorismo'.

La agencia GAM News Service en las Filipinas informó que Duterte dijo: "Ellos se metieron en Iraq a la fuerza y mataron a Saddam. Ahora vena a Iraq. Vean lo que sucedió en Libia. Vean lo que sucede en Siria". Y en una clara referencia al Informe Chilcot, dijo que "después de una investigación exhaustiva, de casi 10 años, resulta que no había ninguna base legal para declarar la guerra contra Iraq... fue una guerra en vano".

Duterte también relacionó la crisis en el Medio Oriente con la violencia en Mindanao. Duterte y su Ministro de Defensa han prometido por su parte que las fuerzas armadas filipinas perseguirán agresivamente a las fuerzas terroristas de Abu Sayyaf, "vinculadas al EIIS", en las islas sureñas de Filipinas. Las fuerzas armadas filipinas confirmaron el jueves 7 que al menos nueve miembros del grupo terrorista afiliado al Daesh (EIIS) fueron muertos y trece fueron heridos por el ejército en Sulu, y un soldado resultó muerto.