Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: "Tenemos que ayudar a Alemania porque si no apoyamos un sistema alemán estable, no podemos impedir la guerra"

11 de julio de 2016
CC-SA Foto credit: Mohamed Yahya

11 de julio de 2016 — El sistema financiero trasatlántico se encuentra ante un estallido inminente; este fin de semana pasado, el primer ministro italiano Mateo Renzi hizo una declaración pública durante una conferencia de prensa con el primer ministro sueco, en donde dijo que, sin bien es cierto que los bancos italianos tienen graves problemas y necesitan un rescate, esto es un asunto menor comparado con los grandes bancos europeos que enfrentan un estallido gigantesco de sus derivados financieros. Se refería muy específicamente al Deutsche Bank de Alemania, que tiene una exposición en derivados por $75 billones de dólares y universalmente se reconoce que es la mayor fuente única para un nuevo estallido sistémico.

Renzi estaba presionando a Merkel y especialmente al ministro de Finanzas de Alemania Schauble para que cedan y le permitan a Italia abandonar los requisitos de rescate interno, que se le impuso a Europa desde el 1 de enero, con el fin de llevar a cabo un rescate (externo) del Monte dei Paschi y otros bancos italianos mediante la intervención del gobierno.

Casi inmediatamente después de la declaración de Renzi, la directiva del Deutsche Bank salió públicamente a pedir un rescate gigantesco de los bancos europeos, empezando con ellos obviamente, y que se suspenda, al menos temporalmente, el reglamento sobre rescates internos. Esta declaración la hizo el jefe de economistas del Deutsche Bank, David Folkerts-Landau en la edición dominical del Welt am Sonntag. Dice que los bancos necesitan un rescate de 150 mil millones de euros para poder recapitalizarse y que esto se tiene que hacer sin recurrir al dinero de los tenedores de bonos y depositantes, como exige el mentado "rescate interno".

En respuesta a estos acontecimientos dramáticos, el economista y político estadounidense Lyndon LaRouche hizo un llamado a actuar rápidamente:

"Exactamente lo que tenemos que hacer es apoyar el hecho de una reorganización temporal de la economía de estos bancos y tenemos que garantizar esto con el fin de parar la sangría. En otras palabras, el punto es, paremos la sangría y integrémoslos, para que se creen las condiciones que nos posibiliten sostener este tipo de operación.

"En otras palabras, se tiene que crear, porque la economía alemana en su conjunto es fundamental. Está en un caos. Todos sabemos que es un caos. Ha sido un enredo; se ha vuelto un desastre. ¡Schauble y compañía la han convertido en un desastre! Eso lo sabemos, pero no vamos a clausurar la economía alemana en base al hecho de que hay un montón de bandidos o sospechosos de serlo, que podrían haber en ciertos departamentos. Lo que vamos a hacer es: vamos a resolver esto; vamos a arreglarlo y vamos a respaldarlo, con un respaldo de una sola vez.

"Limpiemos todo esto, establezcamos un programa que garantice que el sistema bancario alemán funcione. Una vez que esto haya sucedido, ¡ahora sí se puede trabajar a partir de esto!".

Este tipo de medida de una sola vez implicaría necesariamente la anulación de sus $75 billones en derivados y moverse en dirección a una separación bancaria y el tipo de cosas que permitan el crédito para la economía real.

LaRouche explicó más: "Se tiene que especificar aún más, diciendo que se trata de una operación de una sola vez, con el fin de salvar a la economía. Nada más.

"Se trata de un rescate de la economía, a pesar de todos los errores que se han cometido, vamos a tomar esa medida una sola vez, vamos a tratar de salvar la economía de Alemania. Y eso es lo que está en riesgo. Y Schauble no es una persona útil como tampoco lo es Merkel.

"Tenemos que ayudarle a Alemania, porque si no apoyamos un sistema alemán estable, ¡no podemos impedir la guerra!

"Lo que necesitamos es un programa que le extienda crédito a la economía alemana, crédito a la economía alemana por única ocasión. Y se tiene que presentar de esta forma, y decírselo a la población de esta forma para que tengan confianza en lo que están haciendo y decirles que 'no hagan lo que hicieron antes'. Ese es el punto.

"Se le tiene que decir a la economía alemana, "Mira, cometiste errores, errores crasos. Ahora, te vamos a rescatar, pero vas a tener que obedecer; vas a tener que ponerte a trabajar y hacer lo que debes hacer y ¡ya no trates de cometer fraudes otra vez!

"Lo que digo es que Alemania es un caso de emergencia. Tenemos que organizar esto de forma tal que Alemania pueda salir de este problema. Asumiendo que las organizaciones de la economía alemana van a operar de forma tal que se pueda ganar esta batalla.

"Y ustedes saben que para mí, Schauble no tiene una puntuación muy alta en esto... Pero concentrémonos en las disposiciones que se tienen que tomar, que posibiliten que esto avance. Tiene que haber un sistema, que asegure el sistema de la economía alemana, la economía financiera y se tiene que hacer y hacer que funcione. Si no se hace, va a haber un caos".

LaRouche se refirió al período de 1989 cuando cayó el muro de Berlín y Alemania se movía hacia la reunificación, y el gobierno de Helmut Kohl buscaba revivir los lazos económicos y políticos con Europa Oriental y lo que pronto habría de convertirse en Rusia postsoviética:

"En esa época teníamos el caso de un gran líder de la economía de Alemania, que fue asesinado por los franceses; el presidente del Deutsche Bank, Alfred Herrhausen. Así que no queremos otro abuso como el que se hizo a Herrhausen. Dejemos que los alemanes sean libres y que los demás se vayan a sus corrales. Digo, porque esto es lo que sucedió. Porque se tenía un punto clave aquí, había un líder prestante en el puesto clave de la política alemana y todo esto se anuló y se movió en un sentido diferente, ¡se destruyeron los principios de la economía alemana!

"Así que tenemos que decirle a ciertas personas en esa zona que cometieron un error grave y que deben ser un poco más generosos en lo que hagan para hacerle frente a todo esto".

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Europa está al borde del estallido financiero

12 de julio de 2016 — La prensa del sector trasatlántico está llena de artículos sobre las crisis bancarias en Italia y del Deutsche Bank, lo que pone de relieve la importancia de la intervención de Lyndon LaRouche, quien hizo un llamado a un rescate de una sola vez de Alemania para evitar el caos en Europa, pero un rescate con base en cambios decisivos en el sistema bancario que fomenten el crédito para la economía real y elimine los derivados y otras burbujas especulativas.

Russia Today recogió la entrevista de David Folkerts-Landau con Welt am Sonntag, en donde el jefe de economistas del Deutsche Bank (DB) hizo un llamado a un rescate de emergencia por 150 mil millones de euros, y cita también las declaraciones de Lorenzo Bini Smaghi, presidente de Société Générale, quien advirtió que la crisis bancaria italiana se puede extender a toda la Unión Europea (UE). Las acciones del DB han caído en un 48% en los últimos 12 meses. Las acciones de Société Générale han caido en un 63% y el índice Bloomberg Europe de 500 bancos y firmas de servicios financieros se ha encogido en un 33%. El artículo de Bloomberg titulado "El desplome épico del Deutsche Bank", tiene una cronología que deja en claro que el sistema bancario europeo está ahora, en lo inmediato, al borde de un crac.

RT también reproduce un artículo de opinión firmado por George Soros, en donde afirma que el desplome de la UE se ha vuelto "casi inevitable" después del voto a favor del Brexit.

"El escenario catastrófico que muchos pronosticaban se ha materializado, volviendo prácticamente irreversible la desintegración de la UE" escribió para Project Syndicate (que él financia en gran medida). Agrega que el desplome financiero en el Reino Unido (RU) después del Brexit es el peor en tres décadas. En las negociaciones sobre cómo se va a llevar a cabo el Brexit, está en juego "la sobrevivencia misma del proyecto europeo". La cobertura de RT señala que Marine LePen se reunió con el Presidente francés Hollande y presionó para que hubiera un referendo sobre un "Frexit" pero fue rechazada.

La agencia Reuters también cubrió extensamente la entrevista con Folkerts-Landau. Cityam, una publicación financiera en línea, destaca que los bancos italianos tienen unos 360 mil millones de euros en deudas morosas, y las acciones de todos los principales bancos italianos y otros bancos del Mediterráneo —Unicredit, Banca Monte dei Paschi di Siena, Banco Popolare e Intesa San Paolo (Portugal)— se han reducido en un 25% después del voto por el Brexit. Citan a Michael Hewson de CMC Markets del Reino Unido, quien señaló que "si Italia se hunde va a arrastrar al resto de Europa consigo".

The Street sacó un encabezado el pasado 4 de julio, "¿Desatará el Deutsche Bank la próxima crisis financiera? Las acciones van hacia cero". El artículo cita el paralelo con Lehman Brothers, en donde se muestra que el DB está en una situación mucho peor que lo que estaba Lehman Brothers al final. El FMI advierte que los mayores efectos indirectos del DB se van a sentir en Francia, el Reino Unido y Estados Unidos, los cuales "tienen el más alto grado de afectación hacia el exterior por parte del DB, medido en términos del porcentaje promedio de pérdidas de capital de otros sistemas bancarios debido al impacto del sector bancario en el país de origen". Una gráfica en el Wall Street Journal citada por The Street muestra los nexos del DB con los demás bancos. El DB está apalancado en más de un 40:1, mucho más que el 31:1 de Lehman Brothers en el momento en que se estaba derrumbando; y su portafolio actual con derivados es de $72.8 billones, 13% del total de derivados pendientes a nivel mundial. "Si se produce un efecto dominó, Alemania con su PNB de $4 billones o Estados Unidos con su PNB de $18 billones, no van a estar en posición de controlar esto".

El encabezado de New Europe es, "¿Por qué el Deutsche Bank es el banco más peligroso del mundo?", se hace la pregunta de cuál sería el precio de que el gobierno alemán lo rescatara, comparado con las consecuencias de dejar que estallara con sus implicaciones sistémicas.

Bloomberg también advierte que el mercado de bienes raíces de Londres está haciendo implosión y que esta es otra de las consecuencias del Brexit. Standard Life Investments anunció que a partir de hoy, suspenderá su fondo UK Real State, para evitar que sus inversionistas exijan que se les regrese su dinero. Esto ya está generando un contagio en donde varios otros grandes inversionistas de bienes raíces están anunciando medidas similares de congelar los fondos de sus clientes, y otros que simplemente están anunciando que se van a retirar de los acuerdos existentes para proyectos en bienes raíces con tasa preferencial en Londres.

Considerado en su conjunto, las condiciones en Italia, el Deutsche Bank y el mercado de bienes raíces en Londres, son más que suficientes para hacer estallar todo el sector financiero del trasatlántico. Es precisamente debido a esta crisis que ya está azotando, que es necesario que se promulguen de inmediato acciones de emergencia, siguiendo las pautas que exigió LaRouche.



Las operaciones de Londres en el Deutsche Bank pueden hacer estallar todo el sistema

11 de julio de 2016 — El primer ministro italiano Matteo Renzi le dijo a los reporteros en su reciente conferencia de prensa con el primer ministro sueco Stefan Lofven que, sin importar qué tan serios sean los problemas de la banca de Italia, no son nada comparados con los del Deutsche Bank. "Si este problema de préstamos morosos vale uno, el problema de los derivados en otros bancos, en los grandes bancos, vale 100". El analista chipriota Alex Christoforou calificó los comentarios de Renzi como una presión nada sutil por parte de Renzi en contra de la Canciller alemana Angela Merkel y al ministro de Finanzas de Alemania Wolfgang Schauble, porque se niegan a hacer aso omiso de los reglamentos y no le permiten a Italia rescatar la Banca Monte dei Paschi di Siena, sin tener que aplicar el plan de rescates internos que instituyó la Unión Europea (UE) desde el 1 de enero. La referencia a los "derivados de los grandes bancos" por parte de Renzi estuvo dirigida al Deutsche Bank, al cual se ha calificado de manera generalizada en las últimas semanas como el banco más volátil de todo el sistema trasatlántico, con una exposición en derivados de $75 billones, 20 veces más grande que todo el PNB de Alemania y con una tasa de apalancamiento de 40:1, muy por encima del caso Lehman Brothers en el 2008.

El blog financiero Zero Hedge del sábado 9 de julio detalló el desastre del Deutsche Bank con el encabezado " Trazando el desplome épico del banco sistémicamente más peligroso del mundo". Ahí, Tyler Durden señala: "Si las muertes de Lehman Brothers y Bear Stearns fueron rápidas e indoloras, el próximo derrumbe del Deutsche Bank ha sido largo, agotador y doloroso". Pero según una cronología de los últimos acontecimientos, el Deutsche Bank está ahora al borde del estallido, con implicaciones enormes para todo el sistema financiero transatlántico con centro en Wall Street y Londres. En el caso de la investigación en marcha del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre el escándalo de manipulación de la tasa Libor, el 2 de junio se les estableció causa a dos ex empleados del Deutsche Bank (DB). Siguen bajo investigación un total de 29 funcionarios del Deutsche Bank. Después del voto por el Brexit, el Deutsche Bank, la operación bancaria europea más grande en Londres se tambaleó aún más. El 29 de junio, el FMI emitió una advertencia de que "Parece que el Deutsche Bank es el contribuidor neto más importante en los riesgos sistémicos". Al día siguiente, la Reserva Federal de EU anunció que el DB no pudo pasar las pruebas de estrés producto de "una deficiente gestión de riesgo y planificación financiera".

Las acciones del DB se venden ahora al 8% de lo que fue su precio más alto en mayo del 2007, con el despido de 9,000 empleados y el cierre de operaciones en 10 países. Sin embargo, el problema real es la enorme exposición con derivados del Deutsche Bank, la más grande de cualquier otro banco en el mundo. Zero Hedge advierte: "Ahora que salieron a la luz públicamente los trapitos sucios del Deutsche Bank, está clara la táctica de Renzi: si Merkel no transige en que se permita el rescate de los bancos italianos, el desplome de los bancos italianos va a asegurar la quiebra del Deutsche Bank en especie. Y dado que un escenario sobre las consecuencias de tal magnitud de derivados del DB no habría ganancias netas, no habría ninguna posibilidad de salvar al gigante bancario, ni con rescate externo, interno o lateral".