El diario alemán Welt am Sonntag relaciona las crisis del Deutsche Bank y de la banca italiana

18 de julio de 2016

18 de junio de 2016 —

Un extenso artículo en la sección económica de la edición dominical del diario alemán de gran circulación Welt am Sonntag del 17 de julio, titulado "Drama Infernale", pretende presentar, en esencia, la furia del gobierno alemán hacia el jefe de los economistas del Deutsche Bank, David Folkerts-Landau, quien reconoció tácitamente la crisis bancaria e hizo un llamado para pedir la recapitalización de la banca y de la suspensión de las reglas de "rescate interno" de la Unión Europea (que básicamente disponen que el banco se apodere de los ahorros y depósitos de los cuenta-habientes). El análisis del diario hace el vínculo de los problemas del Deutsche Bank con la crisis de los bancos italianos, pero no puede evitar reconocer la profundidad de los problemas.

"Italia se halla ante el abismo, que puede ser más profundo que cualquier otro en la historia desde el fin de la Segunda Guerra Mundial", dice el artículo. "Le tomó casi una década para regresar a la producción económica que tenía en 2007". Un 15% de los préstamos del sistema bancario están vencidos; algunos tienen respaldo de bienes inmuebles, pero los bienes inmuebles han perdido el 15% de su precio desde 2010, así que el problema empeoró. En Italia hay 6.3 suicidios por cada 100,000 personas al año, casi todos por motivos económicos. El problema no viene del 2008 o del Brexit, sino de décadas de estancamiento económico, dice la edición dominical de Die Welt. El artículo gasta párrafos enteros para escupir sobre Italia por ser un país corrupto, azotado por el hampa organizada, con subsidios, burocratizado, prácticamente un Estado fallido. A diferencia de otros países europeos, dice el artículo, los italianos ponen sus ahorros en valores bancarios, así que están en un grave peligro de perderlo todo cuando quiebren los bancos. De estos ahorros, están en riesgo unos 31 mil millones de euros, tan solo en Banca Monte dei Paschi di Siena, unos 5 mil millones de euros.

Muchos italianos piensan que el euro ha destruido su economía y sus niveles de vida, sigue el artículo, y por este motivo, el primer ministro Matteo Renzi podría ser desplazado por el Movimiento Cinco Estrellas (M5S).

Luego de esa diatriba contra Italia, el diario llega al punto central, que no solo los pequeños ahorristas italianos, sino también los grandes bancos como el Deutsche Bank sufrirán enormes pérdidas si se impone el "rescate interno" de los bancos insolventes en Italia. El Deutsche Bank (DB), por ejemplo, tiene unos 13 mil millones de euros en riesgo, y según el artículo del diario alemán ese es el motivo por el cual el principal accionista del DB, que es la firma BlackRock, pide un rescate para la banca europea sin el rescate interno.

Sucede que tanto la Canciller Merkel, como el ministro de Finanzas Schäuble (además de la burocracia de la Unión Europea) reaccionaron con furia contra el economista Folkerts-Landau por declarar la crisis del banco y por pedir la anulación del rescate interno. "Folkerts-Landau tiene que entender que su petición no contribuye a la estabilidad del sistema bancario europeo", informa el diario. Un funcionario alemán no identificado lo calificó de un "misil sin dirección". Un "experto financiero" de la UE en Bruselas se queja también de que Renzi, quien también pide el rescate de la banca italiana, también señala la vulnerabilidad y el enorme riesgo que representa el Deutsche Bank como un problema mucho mayor que el de la banca italiana, y tanto Bruselas como Berlín preferirían no hablar del asunto (como si dejar de mencionar la crisis, la haría desaparecer).

Así que el gobierno alemán está furioso con la solicitud del Deutsche Bank, pero no puede ignorar la petición de Folkerts-Landau, señala Die Welt. Supuestamente ya Renzi está negociando con la UE sobre una avenencia al plan de rescate, porque en Alemania prefieren que siga Renzi como primer ministro y no quieren que entre el Movimiento Cinco Estrellas.