Ataque terrorista en Niza, mata a 84 personas; Francia tiene que romper totalmente con Arabia Saudita

18 de julio de 2016

18 de julio de 2016 — 84 muertos, 19 heridos de consideración, más de 100 heridos, fue el resultado macabro del último ataque terrorista en Francia, la noche del 14 de julio en Niza, a las 11 de la noche, justo cuando se comenzaba a dispersar la gente que se había congregado para ver los fuegos artificiales por la celebración del 14 de julio, día de fiesta nacional en Francia. Un terrorista franco-tunecino de 31 años le echó encima a la gente un trailer rentado, matando en el camino a cuanta gente pudo mientras maniobraba para coger a la mayor cantidad de gente por un trayecto de 2 kilómetros en la avenida principal La Promenade des Anglais. Al final de su masacre sacó una pistola de bajo calibre para dispararle a sus víctimas antes de ser acribillado por la policía.

Aunque todavía ningún grupo se ha adjudicado el atentado, una breve mirada al asalto en Niza, pone de relieve todo un ambiente que pudo contribuir a este ataque. En los últimos años, Niza se ha convertido no solo en un centro de yihadismo en Francia, sino de reclutamiento para el yihadismo en Siria, en particular, para trabajar con la organización Al-Nusra, es decir, al-Qaeda en Siria. En el centro de esta red está Omar Omsen, un ciudadanos franco-senegalés, quien empezó como gangster, después de convirtió al salafismo y se convirtió en uno de los reclutadores más importantes del yihadismo para Siria. Omsen fundó una brigada (katiba) de 50 a 80 franceses, unos 15 de ellos de Niza, que están actualmente activos en Siria en contra del Presidente Bashar Al-Assad, afiliados a Al-Nusra.

Pero hay también conexiones saudíes a Niza. En abril de este año, el alcalde de Niza, Christian Estrosi, del partido de Sarkozy, Les Republicains, denunció el hecho de que personas que estaban siendo vigiladas estrechamente por la policía por su radicalización islámica (el archivo S) se les permitió entrar al país como parte de una delegación de Arabia Saudita que entró a Niza por el aeropuerto internacional. En entrevista con Olivier Mazerole de radio RTL, dijo: "En agosto pasado, dos personas en la lista de los archivos S se les permitió ingresar al país sin ningún control... viajaban en una delegación de árabes saudíes". A un a pregunta sobre si se le obligó a la policía a aceptar esto, Estrosi dijo "Sí, y yo se que algunos de ellos estaban consternados, se quejaron y sufrieron las consecuencias".

¿No es perturbador cuando se sabe que Francia ha sido uno de los líderes en el combate en contra de Assad, reclutando y entrenando a los llamados "rebeldes moderados", que Francia oficialmente tenga una asociación especial con Arabia Saudita hasta el punto de otorgarle la Légion d'Honneur al príncipe heredero Mohammed bin Salman, el carnicero de Yemen y Siria, y que el entonces ministro de Relaciones Exteriores Laurent Favius se haya regocijado el 14 de diciembre del 2012, de que "los chicos de Al Nusra han estado haciendo un buen trabajo" en contra de Assad?

La realidad es que hasta que Francia no rechace su repugnante "relación especial" con Arabia Saudita, y sus relaciones estrechas con Catar y Turquía, el pueblo francés va a seguir siendo rehén del terror yihadista que ellos promueven en Siria en contra del Presidente sirio Bashar al-Assad.