LaRouche habla sobre el golpe en Turquía: busquen el ángulo chechenio y encontrarán a los británicos

21 de julio de 2016

21 de julio de 2016 — Con relación al reciente intento de golpe de Estado en Turquía, el estadista norteamericano Lyndon LaRouche dijo que la idea de que el Presidente turco Recep Tayyip Erdogan montó un falso golpe de Estado para poder justificar una purga de la oposición, es una insensatez. Más bien, dijo LaRouche, hay que investigar el ángulo chechenio, en donde se va a encontrar una conexión clave a los británicos. Un repaso a los últimos acontecimientos apunta precisamente en esa dirección. LaRouche se refirió asimismo a su colaboración indirecta con el Presidente ruso Vladimir Putin en el combate en contra de los terroristas chechenios.

El 27 de junio, el Presidente Erdogan le envió una carta al Presidente Putin pidiendo disculpas por el derribo del avión de combate ruso el 24 de noviembre del 2015, bajo el argumento de que había violado el espacio aéreo turco. En el momento en que transmitió sus disculpas, se anunció también que posiblemente los Presidentes Putin y Erdogan se reunirían en un futuro próximo, posiblemente agosto o septiembre. Veinticuatro horas después, el 28 de junio, el aeropuerto internacional Ataturk en Estambul fue blanco de un triple ataque con terroristas suicidas, en donde murieron más de 40 personas y más de 200 resultaron heridas; los atacantes eran chechenios que ahora pertenecen al Estado Islámico (EIIS o EIIL), y que habían estado operando en Siria desde sus bases dentro de Turquía. Esta era la primera vez que una célula terrorista chechenia del EIIS llevaba a cabo ataques terroristas en Turquía. Dado el momento en el que se produjo el ataque, es claro que el ataque estuvo vinculado al hecho de que el gobierno turco intentara normalizar sus relaciones con Rusia. Y después de esos bombazos, ha seguido ese proceso: Turquía arrestó al mercenario de los Lobos Grises Turcos que le disparó y mató al piloto del avión de combate ruso, quien había logrado saltar en paracaídas del avión e iba a caer en Siria. Y ahora, después del intento de golpe, el gobierno turco arrestó a los pilotos de los aviones de combate turcos que derribaron al avión de combate ruso, debido a su participación en el intento de golpe.

También se decidió en conversaciones telefónicas entre Erdogan y Putin el 17 de julio, que los dos líderes se van a reunir en agosto. Se debe subrayar que desde por lo menos la década de 1990, la inteligencia militar turca y organizaciones vinculadas a círculos de la inteligencia turca han estado vinculados a grupos terroristas chechenios y rusos, durante las guerras chechenias en contra de Rusia en donde se abastecían y recibían apoyo de bases turcas y saudíes. Ahora hay unos 1,500 refugiados chechenios en Turquía, la mayoría de los cuales se concentran en un campo de refugiados en las afueras de Estambul y que ha servido de centro de reclutamiento para los combatientes del EIIS en Siria.

También a juicio de mucha gente, la inteligencia militar turca ha estado apoyando a los grupos yihadistas chechenios que operan en Siria. Hay una tremenda cantidad de material público sobre esto, que no es necesario repasar aquí; sin embargo, lo que se informa es que los chechenios que eran leales a Aslan Maskhadov, son el grupo preferido por los círculos de la inteligencia turca. Maskhadov fue el dirigente de los chechenios en la primera guerra ruso-chechenia, después se convirtió en Presidente de la república semi-autónoma de Chechenia, después de un acuerdo de paz con el gobierno ruso. Este no duró mucho, lo que llevó a otra guerra, en donde también participó Maskhadov. Murió en el 2005.

Como informó la EIR en su momento, Maskhadov visitó Londres en 1998 cuando fue Presidente de la república efímera. Lo recibió el entonces tesorero del Partido Conservador, Lord McAlpine; tuvo una cena con la ex primera ministra, la baronesa Thatcher y habló ante el Instituto Real de Asuntos Internacionales de Chatham House. También tuvo una cena con el rector de Oriel College de Oxford y visitó el Museo Imperial de Guerra acompañado por el Mariscal de Campo, lord Bramall. Timothy Bell, alias Lord Bell, quien era el asesor de Thatcher, montó toda la pompa para su visita. Se comenta que Bell contrató a soldados con licencia para que fungieran como guardia de honor, como si Maskhadov estuviera representando a un país soberano.