Tribunal de Justicia Europeo respalda el rescate interno

21 de julio de 2016

20 de julio de 2016 — En una sorprendente maniobra, el Tribunal de Justicia Europeo con sede en Luxemburgo, el tribunal de justicia más elevado en el sistema podrido de Eurolandia, falló hoy que los rescates internos son legítimos. El fallo fue inesperado, ya que el procurador general había argumentado en contra del rescate interno en febrero pasado, en un caso presentado por depositantes eslovenos quienes fueron engañados para que le compraran bonos de menor antigüedad a sus bancos, que después les confiscaron con el rescate interno.

El fallo tiene implicaciones para Italia, en donde hay familias que poseen 30 mil millones de euros en valores de bonos subordinados y en donde el gobierno esperaba que hubiera un veredicto favorable para respaldar su solicitud de suspender las reglas de rescate interno. Sin embargo, el fallo dejó la puerta abierta para eludirlo, al decir que la Comisión de la Unión Europea puede aceptar un rescate bancario sin rescate interno en "circunstancias excepcionales".

No obstante, el gobierno alemán está en contra de esa opción y piensa que la Comisión fue demasiado laxa. En ese contexto, el banco central alemán (Bundesbank) publicó una propuesta para excluir a la Comisión de negociaciones futuras sobre los rescates a los bancos, y para reemplazar a la Troika (Comisión de la UE, FMI y BCE) con el Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM), el fondo de rescate presidido por Klaus Regling y que maneja una junta compuesta por los ministros de Finanzas de la zona del euro. El ESM se convertiría en una "autoridad fiscal independiente" sobre los países que soliciten rescates financieros. La propuesta probablemente no será aprobada, pero indica que Alemania está endureciendo su posición de no permitir ninguna excepción a las reglas de la UE.

Lyndon LaRouche rechazó tajante la decisión por no tener ningún tipo de legalidad. Ni rescates internos ni rescates externos; todo el juego es una estafa que tiene que eliminarse, dijo. Se tienen que aprobar nuevas leyes para crear un sistema nuevo.