Botín de inteligencia obtiene EU en su guerra contra el EIIS

29 de julio de 2016

29 de julio de 2016 — Las fuerzas armadas de EU, a través de sus representantes en las Fuerzas Democráticas Sirias, obtuvieron un enorme botín clandestino de inteligencia sobre las operaciones del EIIS en Siria y otros lugares, durante la batalla por Manjib, una ciudad que se ubica en medio de las rutas de abasto del EIIS desde las fronteras turcas a su capital de facto, Raqqa.

"Las milicias curdas y árabes sirias respaldadas por Estados Unidos se apoderaron de más de 10,000 documentos y 4.5 terabytes de información digital en las últimas semanas" durante el combate por esa ciudad, informó el New York Times. Una revisión inicial del material en EU ofrece nuevas pistas sobre "combatientes extranjeros, las redes, procedencia", según Brett McGurk, enviado especial del Presidente Obama ante la coalición contra el EIIS. Otros funcionarios le dijeron al NYTimes que la información incluye las identidades de los combatientes, países de origen, rutas para entrar a Siria y las redes ilegales que reclutan y después los transportan a la región. "Se está compartiendo esos detalles con los aliados para ayudarles a contener el flujo de militantes" dijo el Times.

Según el informe del NYTimes, las agencias de inteligencia norteamericanas calculan que cerca de 43,000 combatientes de más de 120 países (incluyendo 250 estadounidenses entre los 7,000 occidentales) han ido, o han intentado ir, a Siria e Iraq desde el 2011 a la fecha. Los analistas estadounidenses calculan que entre 500 y 1,000 combatientes extranjeros siguen entrando a Siria cada mes desde Turquía. Jean-Paul Laborde, secretario general adjunto de las Naciones Unidas y director de su comisión de contraterrorismo, calculó a principios de este mes, que casi 30,000 de esos combatientes todavía están en Siria e Iraq. Le dijo a los reporteros en Ginebra que en la medida en que el EIIS pierde terreno en Iraq y Siria, esos combatientes están regresando a sus países de origen.

El informe del NYTimes no menciona si las fuerzas armadas de EU comparten o no, cualquier parte de la información que obtuvieron en ese botín de inteligencia con Rusia. Dada la bien conocida participación de los terroristas chechenios en la guerra en Siria, lo más probable es que ahí haya información que puede ser de gran interés para Moscú.