¿Es la batalla por Alepo un punto de inflexión de la guerra en Siria?

29 de julio de 2016

29 de julio de 2016 — El 27 de julio, el comando de las fuerzas armadas de Siria anunció que había cercado totalmente la porción de Alepo en manos de los rebeldes, en la ciudad más grande de Siria y anteriormente su capital comercial, al cortar totalmente la ruta de Castello, la última ruta hacia esa parte de la ciudad utilizada por los grupos de oposición armados. El ejército sirio, con respaldo del contingente de las Fuerzas Aeroespaciales rusas desplegadas en Latakia, llevó esta operación a cabo, con lo cual ha puesto a los terroristas en una situación insostenible.

Al mismo tiempo, el gobierno sirio, en concierto con las fuerzas armadas rusas, se están moviendo rápidamente para ponerle fin a la situación en vez de estancarse en un sitio prolongado. El anuncio hecho ayer por las fuerzas armadas desató el clamor de las organizaciones de ayuda humanitaria internacionales, las ONGs, que advirtieron sobre la posible hambruna de los 250,000 civiles que se cree todavía están en esa parte de la ciudad, como consecuencia del sitio. El ministro de la Defensa de Rusia, Sergei Shoigu y el gobierno sirio, en una acción que probablemente estaba planeada con anticipación, le salieron al paso a las ONGs, al anunciar esta mañana el comienzo de una operación de ayuda humanitaria a gran escala.

"Hemos apelado constantemente a las partes en conflicto para que busquen la reconciliación, pero cada vez, los insurgentes han roto el "régimen de silencio", bombardeando zonas habitadas, atacando posiciones de las tropas gubernamentales. Todo esto ha ocasionado una mala situación humanitaria en la ciudad de Alepo y su zona conurbada" dijo Shoigu esta mañana en el Ministerio de la Defensa de Rusia.

"Por lo tanto, cumpliendo con el decreto del Presidente de la Federación Rusa, el Ministro de la Defensa ha dado órdenes para que inicie una operación humanitaria a gran escala con el objetivo de prestarle ayuda a la población civil en la ciudad de Alepo, en cooperación con el gobierno sirio". Se invitó a las organizaciones de ayuda humanitaria que operan en Siria a que se unan a la operación. Se abrieron tres corredores humanitarios para los civiles y combatientes que decidan deponer las armas, en tanto que se está abriendo un cuarto corredor en la carretera Castello para el retiro de los militantes armados.

Shoigu anunció también que bajo órdenes del Presidente ruso Vladimir Putin y en respuesta a una solicitud personal del Secretario de Estado de E.U., John Kerry, el jefe adjunto del Directorio Principal de Operaciones, general Stanislav Gadjimagomedov viajaría a Ginebra con un grupo de expertos, con el fin de desarrollar medidas conjuntas dirigidas a estabilizar la situación en torno a Alepo.

Asimismo, el Presidente sirio, Bashar al Assad firmó un decreto de amnistía para los miembros de los grupos armados que se entreguen a las autoridades competentes y depongan sus armas, y a los que dejen en libertad sin dañar a las personas que hubieran secuestrado. Según el servicio informativo Sputnik, el decreto dice que "los fugitivos armados que estén huyendo de la justicia van a quedar exentos de cargos si se entregan y entregan sus armas a las autoridades judiciales competentes o a la policía en un término de tres meses a partir de la fecha de publicación de este decreto".