El rescate al banco Monte dei Paschi es para los inversionistas; "el juego se está derrumbando", dice LaRouche

2 de agosto de 2016

2 de agosto de 2016 — De hecho, el gobierno italiano está cargando con el rescate del Monte dei Paschi di Siena (MPS). El plan es que se van a comprar hasta 5 mil millones de euros en nuevas acciones del MPS, con lo cual se formará su capitalización. Pero la condición para que se compren esas acciones, es que el MPS se tiene que desprender de al menos 27 mil millones de euros de su cartera vencida de préstamos impagos para que pueda mostrar algo de "rentabilidad". La manera como se desprenderá de esos "valores" que son los que desequilibran sus libros, es a través de la creación de un fondo muerto, llamado Atlante, que comprara esa cartera vencida al 30% de su valor, y emitirá valores respaldados por el gobierno italiano a un 6% de interés.

En la primera parte del plan participan los siguientes bancos que se encargarán de la recapitalización: J.P. Morgan, Mediobanca, Goldman Sachs, Santander, Citi, Credit Suisse, Deutsche Bank y Bank of America Merrill Lynch.

Aunque todavía no se sabe quien comprará esos valores del gobierno italiano, puede ser que algunos, si no es que todos estos bancos participarán en el juego. Hasta ahora, se ha anunciado que los fondos de pensiones privados italianos comprarán unos 500 millones de valores. Sin embargo, la Asociación de Consultores de Impuestos (ADC) se salió de la operación. La ADC envió una carta al Primer Ministro italiano donde dicen que "no permitiremos que se tome ni un solo centavo de nuestro fondo de pensiones para ningún otro propósito que no sea pagar nuestras pensiones... No somos vacas para que nos ordeñen".

Dado que el procedimiento para obtener las garantías del gobierno para los valores de Atlante, toma algún tiempo, el gobierno italiano contempla emitir un crédito puente.

Lyndon LaRouche comento sobre el asunto que "eliminen esas garantías del gobierno". Más aún, dijo, "el juego se está derrumbando, porque lo jugaron demasiado tiempo. No tenían derecho a hacer eso, pero todos ellos trataron de hacer sus apuestas, y se encontraron con que no pueden. Alguien más se quejó de que sus planes habían causado que se cayera el sistema. Eso es lo que sucedió".

Las pruebas de estrés, "no tratan de la realidad del problema. Niegan la realidad. Vean el caso italiano, que es horrible. Dicen: nosotros los ricos nos volvemos más ricos. Y la otra parte de los ricos comunes ya no va ser rico".