Académicos realizan verdaderas pruebas de estrés y encuentran que los bancos ¡necesitan un TARP por un billón de dólares!

4 de agosto de 2016

3 de agosto de 2016 — En una irónica contrapartida al pánico de las acciones bancarias por toda Europa ayer, después de las desafortunadas "pruebas de estrés" fraudulentas por parte de la Agencia Bancaria Europea (EBA) de la semana pasada, tres economistas profesores universitarios realizaron una especie de "verdadera prueba de estrés de emergencia". Sus resultados se publicaron el 30 de julio, y se reprodujeron en el diario británico Financial Times y en la agencia francesa AFP: los grandes bancos europeos necesitarían una cantidad cercana a los 900 mil millones de euros (cerca de un billón de dólares) para capitalizarse de nuevo y poder aguantar la crisis.

Los investigadores fueron Sascha Steffen del Centro de Investigaciones Económicas Europeas de Alemania, el profesor Viral Acharya de la Escuela Sternde Administración de Empresas de la Universidad de Nueva York y Diane Pierret de la Universidad de Lausana, en Suiza. Informaron que "el mercado tiene una visión muy diferente sobre qué tan en riesgo están las carteras bancarias" de la que tienen los supervisores en Basilea. Los 34 bancos enumerados han perdido una tercera parte completa del valor contable que tenían cuando el EBA realizó las últimas pruebas de estrés en el 2014, así que los inversionistas no tienen confianza en ellos. El crac del 1 y 2 de agosto en las acciones de los bancos muestra que también estas pruebas de estrés del EBA son fraudulentas.

Los tres académicos encontraron que los grandes bancos europeos (incluyendo los que tienen sus matrices en Londres) necesitarían 882 mil millones de euros en capital nuevo para sobrevivir a las pérdidas en sus activos de riesgo, en una crisis tan seria como esta.

Reconocen que esa "recapitalización" tan inmensa solo podría provenir de un rescate de los gobiernos a nivel europeo, en esencia, una versión europea del TARP, con un 30% más grande que el creado en Estados Unidos durante la crisis de 2008. Y también suponen que los tenedores de bonos de los bancos ¡también aportarían con un rescate interno!

Francia sale peor del análisis de los economistas, en donde los tres bancos de la prueba de estrés de 2016 necesitarían 250 mil millones de euros, seguido de los 4 bancos del Reino Unido, que necesitarían 185 mil millones de euros; los seis bancos de España, 116,600 millones; los dos bancos de Alemania, 114,400 millones. Lo que cayó de sorpresa a todos fue que los cinco bancos de Italia fueron los que menos necesitarían de rescate para su capital, con 96,600 millones de euros.