Gobierno de Macri alardea de la inversión china por $25 mil millones de dólares, ¡para proyectos negociados por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner!

4 de agosto de 2016

4 de agosto de 2016 — Con una gran fanfarria, el embajador argentino en China, Diego Guelar, proclamó en declaraciones que dio a la agencia oficial argentina, TELAM, que China ha invertido $25 mil millones de dólares en varios de los proyectos de infraestructura en el país en la primera mitad del año en curso, y se ha convertido no solo en el "principal socio energético" de Argentina, sino además, "sin lugar a duda, nuestro primer socio financiero". Guelar estimó que el 70% de las licitaciones para proyectos de energía solar y eólica serán chinos, y que "podemos decir que el modelo energético argentino de los próximos 20 años estará muy ligado a la asociación con China".

Guelar estaba tan fuera de sí, que se le olvidó mencionar un pequeño detalle: que un buen número de esos proyectos de los que se jacta —el magno proyecto hidroeléctrico en la provincia de Santa Cruz, dos nuevas plantas de energía nuclear (Atucha IV y V), y la modernización de la línea ferroviaria del Belgrano Cargas— son proyectos que fueron acordados por el gobierno anterior de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner y Xi Jinping, Presidente de China, en el 2014 y el 2015.

El acuerdo de $11 mil millones de dólares en permuta de divisas (swaps) entre el banco central de Argentina y el banco central de China, sobre el cual Guelar habló con entusiasmo, también fue establecido por el gobierno de Fernández de Kirchner en el 2015.

Tal vez el entusiasmo de Guelar se origina en el hecho de que nunca se materializó la "lluvia de dólares" que se suponía debía caer en Argentina proveniente de inversionistas extranjeros, una vez que el neoconservador Mauricio Macri asumió su cargo en diciembre pasado, y la desesperación del gobierno va en aumento en tanto la economía se tambalea.

Guelar nunca mencionó el nombre de Fernández de Kirchner, y la única referencia al gobierno anterior fu decir que contrario al "modelo anterior", de acuerdos y concesiones de Estado a Estado, China ahora tendrá que mostrar que puede ser más "competitiva", ofreciendo tasas de interés más bajas y mejores términos de financiamiento. Sin embargo, el gobierno de Macri, cuyas políticas están desmantelando la economía productiva de Argentina, y están empobreciendo a la población, pronto va a encontrar que no está en posición alguna como para dictarle los términos a China.