Los bancos europeos bajo un severo estrés después de las pruebas de estrés del BCE; Larouche aconseja la autodefensa nacional

4 de agosto de 2016

3 de agosto de 2016 — En una entrevista extensa con la televisora CNBC, el Primer Ministro italiano Matteo Renzi dijo que su gobierno se opondrá al rescate interno (bail-in) con todas sus fuerzas. En un inglés deficiente, Renzi dijo “Italia está peleando plenamente para evitar los rescates internos porque también los rescates internos suaves pueden ser un desastre para la credibilidad y la confianza”. Renzi también dijo que la única solución para los bancos italianos era el “crecimiento”, y que la forma en cómo se puede lograr este crecimiento “es mi sueño y mi pesadilla”.

Bien, ahora que ya ha violado las reglas de la Unión Europea (UE) sobre los rescates internos, Renzi debería dar el siguiente paso y violar las reglas sobre presupuesto de la UE con el fin de instrumentar un programa de crecimiento. En discusiones con Lyndon LaRouche el martes 2, subrayó que a pesar de que no se trata de una crisis nacional, sino internacional, Italia tiene que implementar leyes a favor de un programa de crédito nacional para la recuperación, y las naciones europeas deben de cooperar por su autodefensa nacional. Esto “daría pie a que se reexamine todo el programa del euro y la UE”, dijo LaRouche.

Ninguna otra cosa va a funcionar. Vean la “solución” adoptada por el Monte dei Paschi di Siena (MPS), en la que nadie confía. Ayer y hoy, los bancos italianos, y también otros bancos europeos, se vieron afectados por ventas de remate de gente que buscaba deshacerse de sus acciones bancarias. Se tuvieron que suspender en ambos días las cotizaciones de las acciones de Unicredit, después de que perdieron casi un 10% de su valor el lunes y 5% el martes. Los descuentos de un 70% en los precios de los préstamos morosos del MPS se han convertido en un referente para los acuerdos futuros, lo que ha forzado así a otros bancos con préstamos morosos a recapitalizarse.

El Financial Times publicó una gráfica con las pérdidas de valor de los cinco bancos europeos más importantes, desde el viernes en que se publicaron los resultados de las pruebas de estrés: Unicredit -15.9%, Commerzbank -11.2%; Deutsche Bank -6.6%; Credit Suisse -6.1%; Barclays -5.4%.

En el contexto de que no hay crecimiento económico y una política de tasas de interés de cero o menos cero, no existe ninguna posibilidad de que ningún banco se recupere. Y ahora el Banco Central Europeo (BCE) está orillando también a las corporaciones financieras a la bancarrota. La agencia Bloomberg informó que las compras del BCE de bonos corporativos están arrastrando a la baja los rendimientos, que la semana pasada ya estaban en un asombroso 0.7%.

Las cifras del segundo trimestre del PNB de la Eurozona muestra un no crecimiento de 0.3% en tanto que una revisión de las tasas de inversiones públicas en relación al PNB muestran una contracción mayor al 1% en el período 2009-2016. Esto significa una pérdida de entre 115 mil a 120 mil millones de euros en inversiones.