Gobierno argentino amenaza la seguridad de la ex Presidente Fernández de Kirchner

6 de agosto de 2016

6 de agosto de 2016 — En una carta escrita en términos muy duros dirigida a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el pasado 2 de agosto, la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner acusó a Bullrich y al gobierno de Macri por lo que han venido haciendo para poner en peligro su vida, la de sus hijos y de sus nietos, en lo que se trata de una operación abierta para despojarla de su seguridad.

Cristina Fernández le respondió así a un informe que Bullrich filtró al periódico gobiernista Clarín, en donde se detalla el perfil de su personal de seguridad, incluso el número de agentes que la protegen, sus horarios, los vehículos utilizados, los cambios de guarida, etc. "Esto no es solo una violación de la ley, sino una seria amenaza a nuestra seguridad", señaló Fernández, y advirtió: "Yo le hago responsable y a su gobierno no solo por mi seguridad, y la de mis hijos y nietos, sino también por las consecuencias nefastas para la mayoría de los argentinos por sus malas prácticas como ministra de Seguridad".

Fernández acusó también a la "inepta" Bullrich —quien proviene de una de las más destacadas familias oligarcas de Argentina— de tratar de encubrir el creciente malestar social del país autorizando espectáculos mediáticos dirigidos contra miembros de la familia Kirchner, amenazando su seguridad "en violación de los más elementales protocolos de seguridad". Su hija Florencia, dijo la ex Presidente, ha necesitado mayor seguridad como resultado de las acciones "maliciosas" de Bullrich. Asimismo, Fernández denunció los acuerdos que ha hecho Bullrich con delincuentes a quienes les ofrece clemencia a cambio de dizque "evidencias" contra Fernández o contra ex miembros de su gobierno, una táctica típica del FBI y del Departamento de Justicia de EU, de donde la copiaron en Italia para su operación "Manos limpias" en la década de 1990, y reproducida también ahora en Brasil.

Cabe destacar el pedigrí de la Bullrich. Durante la dictadura de 1976-1983, fue miembro del grupo terrorista Montoneros, y luego surgió como una promotora de la "democracia" en colaboración con la National Endowment for Democracy (Fundación Nacional para la Democracia) mediante la cual el gobierno de Estados Unidos ha financiado las revoluciones de color en todo el mundo. Como Ministra de Seguridad, ella ha coqueteado con el FBI y el Departamento de Justicia de EU, como parte de la "mejor" cooperación del Presidente Macri con el gobierno de Estados Unidos.