¿Y tú crees que las elecciones presidenciales en EU son inamovibles?

11 de agosto de 2016

10 de agosto de 2016 — El estadista estadounidense Lyndon LaRouche sabía de lo que hablaba cuando lanzó una campaña para revocar los actuales arreglos electorales —"Es un desastre. No hay nada honorable en esto", como lo reiteró hoy— construyendo un movimiento capaz de crear una Nueva Presidencia digna de los seres humanos. Para lograr esto, los organizadores y activistas de LaRouchePAC se lanzaron hoy a las calles de Manhattan con la primera de una serie de periódicos que tienen el audaz nombre de "The Hamiltonian" (El Hamiltoniano), este primero con un encabezado que dice "LaRouche: Hillary es el títere de Obama para las guerras y Wall Street".

Otros medios informativos se están desgastando con la desintegración cada vez mayor del sistema partidista de Estados Unidos. El encabezado de un artículo en el portal electrónico "progresista", Common Dreams, personifica el altercado: "Clinton se conecta con los neoconservadores en tanto que las élites del GOP lanzan su apuesta final contra Trump".

Common Dreams estaba furioso (aunque no sorprendido) por el informe del 8 de agosto en el periódico Político, de que Hillary Clinton está coqueteando respaldos de "políticos pesados del GOP" tan infames como Henry Kissinger, George Shultz, Condi Rice y James Baker. Político cita a una persona cercana a Clinton como fuente, y a un "ex funcionario del gobierno de Obama" quien le dijo a Político que "Clinton tiene una muy buena relación con Baker y Kissinger y se beneficia de la camaradería entre los ex secretarios de Estado".

Los apoyos republicanos a Clinton se están acumulando, contando ahora con el ex asesor presidencial de George W. Bush, Lezlee Westine y el ex gobernador de Michigan, William Milliken, entre los últimos que se han unido al neoconservador rabioso Robert Kagan para respaldar a Clinton en vez de a Donald Trump.

Mientras tanto, el aparato del Partido Republicano anda pataleando para ver cómo se deshacen de Trump. El ex gobernador de Nueva Hampshire, Gordon Humphrey, dijo en MSNBC el lunes que "cada vez más crece un consenso de acuerdo de que Donald Trump no está mentalmente capacitado para ser Presidente de Estados Unidos". Le hizo un llamado al Comité Nacional Republicano para que revoque su nombramiento, "esta semana o la próxima" y que seleccione un candidato más razonable mentalmente.

Se agrega a la refriega la declaración dada a conocer ayer, firmada por 50 altos funcionarios de seguridad y relaciones internacionales de sucesivos gobiernos republicanos, quienes declaran que "Donald Trump no está calificado para ser el Presidente y el Comandante en Jefe... sería un Presidente peligroso y pondría en riesgo la seguridad y el bienestar de nuestro país" y no se le puede poner "al mando del arsenal nuclear de EU". La carta, cuyo primer borrador fue elaborado y firmado por John Bellinger III, ex asesor legal de Condi Rice, concluye que "nosotros también sabemos que muchos tienen dudas sobre Hillary Clinton, al igual que muchos de nosotros. Pero Donald Trump no es la respuesta".

Entre los firmantes se encuentran personajes prestantes asociados con Dick Cheney en el catastrófico gobierno de George W. Bush, entre ellos el ex secretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff; personajes prominentes en el Departamento de Defensa como Eric Edelman y Dov y Roger Zakheim; el ex director de la CIA y ex director de la Agencia de Seguridad Nacional Michael Hayden; los infames Tom Ridge y Nicholas Rostow, los operarios de Bush ahora famoso por su papel en la supresión de las 28 páginas sobre el papel de los saudíes en el 11 de septiembre; y Phillip Zelikow, entre otros.