La muerte de una nación: los milenarios rechazan ambos candidatos

16 de agosto de 2016

16 de agosto de 2016 — Está recibiendo mucha atención una nueva encuesta publicada el lunes 15 de agosto, ya que muestra aparentemente que los votantes "milenarios" están rechazando los exabruptos racistas del candidato presidencial republicano Donald Trump para beneficio de la demócrata Hillary Clinton. Pero, como lo describe en detalle un artículo en el Washington Post del domingo, en realidad los milenarios rechazan a ambos candidatos, una realidad que va a tener repercusiones mucho después de las elecciones de este noviembre.

El artículo del WPost que entrevista a 70 jóvenes votantes de 9 estados, marca el peligro de un sistema político que se está desintegrando y la necesidad desesperada de elevarse por encima de la camisa de fuerza de "derecha vs. izquierda" del sistema bipartidista que idiotiza.

"Estos votantes están avergonzados y sienten vergüenza de que Clinton y Trump sea lo mejor que el país puede ofrecer" dice el Post; "solo una pequeña fracción [de votantes jóvenes] sonaba como que realmente estaban entusiasmados por uno de los candidatos". "Es claro que su estado de ánimo es totalmente diferente al de elecciones anteriores... La mayoría de los entrevistados mostraron un disgusto igual de intenso tanto por Hillary Clinton como por Donald Trump que raya en la desilusión y se encamina a la apatía".

Ambos candidatos han "polarizado profundamente" a los jóvenes estadounidenses, dicen, algo que también se ve reflejado en la población en general. ¡Aunque un 72% dicen que tienen una opinión desfavorable de Trump, un 49% dijeron lo mismo de Clinton! "Una mayoría abrumadora, 68%, dijeron que no están satisfechos con la alternativa de Clinton o Trump". Califican a ambos candidatos utilizando palabras que se han arrojado uno al otro, entre ellas: malvado, racista, criminal, mentiroso, triste, horrible, repugnante, peligroso y desastre.

Lo que no pudieron nombrar, quizá, y es ante lo que están reaccionando los jóvenes, es la naturaleza fascista, corporativista, de las elecciones, partidos y candidatos actuales. Ese aspecto fue tratado esta mañana directamente, en un comentario publicado en Black Agenda Report, titulado "Hillary Stuffs Entire U.S. Ruling Class Into Her Big Nasty Tent" (Hillary mete a toda la clase gobernante estadounidense bajo su enorme tolda sucia) escrito por su editor ejecutivo Glen Ford. Bajo "los Clintons" argumenta Ford, el Partido Republicano se ha convertido en el Partido Demócrata, y explica que "mientras que los demócratas le gritan 'fascista' a Donald Trump, los verdaderos fascistas con verdaderas historias de asesinatos en masa nacional e internacionalmente se reúnen bajo la 'Gran Tolda' del Partido Demócrata de Hillary Clinton. El amalgamado de los peces gordos del Partido Republicano y del Demócrata es 'el efecto más dramático de la desintegración del sistema de duopolio que desató la revuelta nacionalista blanca, antisindical, de Donald Trump'. Los negros y los progresistas se van quedar horrorizados de encontrarse en las márgenes de la tolda de Hillary".