Ban Ki Moon denuncia los crímenes saudíes; bombardean otro hospital de MSF

17 de agosto de 2016

17 de agosto de 2016 — Luego de que los saudíes bombardearon zonas residenciales y escolares en Yemen el fin de semana, siguieron el lunes 15 con el bombardeo de un hospital de Médicos sin Fronteras (MSF) en la provincia de Hajjah. Funcionarios locales dijeron que murieron 15 personas durante el ataque (MSF dice que fueron 11) con 20 heridos y la destrucción de la sala de emergencias del hospital. Un funcionario del hospital dijo que la actividad de milicias houthis más cercana se había registrado a unas 35 millas de allí.

"Parece que los ataques aéreos de hoy son los últimos en una serie de ataques ilegales en contra de hospitales, lo que pone de relieve un patrón alarmante de desprecio por la vida de los civiles" dijo Magdalena Mughrabi, funcionaria de Amnistía Internacional. Al Masdar informó esta mañana que los saudíes continuaron hoy asfixiando Sana's y zonas circunvecinas con aún más ataques aéreos.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon denunció en fuertes términos estas acciones llevadas a cabo por la coalición saudí-británica-estadounidense. Un comunicado de prensa de su oficina en la ONU declara: "Los hospitales y el personal médico están protegidos explícitamente por la ley humanitaria internacional y cualquier ataque directamente en contra de ellos, o en contra de cualquier persona civil o infraestructura, es una violación severa de la ley humanitaria internacional".

El representante de Yemen ante la UNICEF Julien Harneis dijo ayer que el número de niños asesinados por los ataques aéreos saudíes en Yemen se ha elevado drásticamente en el período reciente. Negó los alegatos sauditas de que el ataque aéreo temprano en la mañana el fin de semana, el que alcanzó una escuela y mató a 19 personas, la mayoría de ellos niños, estaba dirigido en contra de un centro de reclutamiento houthi para sus milicias.

"Los houthies no reclutan niños tan jóvenes para sus milicias. Nosotros hablamos con los padres; revisamos sus edades; visitamos el sitio y no hay nada que indique que no era otra cosa más que una escuela sobre el Corán" dijo Harneis. Asimismo, las agencias de ayuda dijeron que desde que empezó la guerra han sido asesinados o heridos más de 2,000 niños.

Harneis dijo que la situación humanitaria se está deteriorando con la intensificación de la violencia y el país se está quedando cada vez más aislado.

"Lo que hay es una verdadera olla de presión, con una economía que se está desplomando y un sistema de salud colapsado" dijo. "A todos los niveles, todo está empeorando. Yo nunca había visto algo así de mal. Es aterrador". Dijo que la destrucción del sistema de servicios de salud significará que otros 10,000 niños menores de cinco años morirán este año debido a causas evitables como la diarrea y el sarampión: "Este es un ejemplo de los efectos secundarios o terciarios de la campaña saudí de la que hablo constantemente. Estoy seguro de que en todas estas guerras en donde Estados Unidos han estado involucrados directa o indirectamente, estos efectos matan a más personas que las que son asesinadas directamente por las bombas y las balas, pero ni con mucho reciben la misma cantidad de atención".