Presidente Duterte de Filipinas planea un ferrocarril de 2,000 kilómetros en Mindanao

19 de agosto de 2016

19 de agosto de 2016 — Lyndon LaRouche ha insistido durante muchos años en que es esencial para el desarrollo de la nación y combatir la pobreza —y la insurgencia resultante— construir una red ferroviaria en la isla del sur de Filipinas, Mindanao. El Presidente Duterte no ha perdido ni un minuto, desde que tomó posesión, en echar a andar este programa crucial.

Funcionarios de la agencia de planificación estatal Autoridad Nacional de Economía y Desarrollo (NEDA) dijeron el jueves que ya se inició el estudio de factibilidad, en donde China, Japón y Corea del Sur han expresado todos interés tanto en la construcción como en el financiamiento del proyecto. Si a esto se añade el total compromiso de Duterte para acabar con las drogas y las redes terroristas en el país, especialmente en Mindanao, este plan le da la esperanza necesaria a la población sobre el futuro.

El Secretario de Planificación Socioeconómica, Ernesto M. Pernia, le dijo a los periodistas que China está muy dispuesta a financiar el proyecto, pero que los gobiernos japonés y surcoreano también han expresado su apoyo, según informa hoy The Inquirer. Pernia, quien es también Director General de NEDA, dijo que hay por lo menos 4 compañías locales que están interesadas en el proyecto, entre ellas Ayala Corp., Megawide Construction Corp., Metro Pacific Investments Corp., y San Miguel Corp.

Dijo que el gobierno de Duterte contempla que se empiece a trabajar en el proyecto el próximo año con la expectativa de terminarlo para el 2022. La ruta inicial conectará a Davao con Cagayan de Oro, con proyectos posteriores que conectarían las otras ciudades principales de Mindanao. Otros planes de infraestructura incluyen mejoras a los puertos de Mindanao.

Campaña antidrogas en serio

Por otra parte el Presidente Duterte y su jefe de la Policía Nacional, general Ronald delaRosa (quien dirigió la policía en Davao cuando Duterte fue alcalde), han preparado una nueva lista de políticos corrompidos por las drogas, a pesar de que las redes de Soros a nivel internacional están haciendo un berrinche por la dura (y exitosa) guerra a las drogas. El magistrado en jefe de la Corte Suprema, quien había ordenado que los jueces y otros que aparecían en listas previas de Duterte que NO se informaran a la policía a menos que se hubiera emitido una orden de aprehensión, empezó sin embargo a investigar a cuatro jueces que estaban en una de las listas. Duterte dio instrucciones a quienes están en las listas que se reporten con las autoridades "o los van a aporrear", que él aclaró después que quería decir "los van a echadr".

Según el senador JV Ejercito, la nueva lista incluye miembros de la Cámara de Representantes, alcaldes y regidores. Dijo que muchos son de la provincia de Mindanao.

La Junta de Drogas Peligrosas dijo que hay por lo menos 1.3 millones de drogadictos, la mayoría de los cuales usan shabu, o clorhidrato de metanfetamina. El Inquirer informa que "la plaga de shabu que ha infectado un 99 por ciento de las barangays (aldeas) de la zona metropolitana de Manila parece que quedó fuera del radar del gobierno de Aquino".

La senadora Leila de Lima, la secretaria de Justicia en el gobierno anterior de Noynoy Aquino (títere de Obama) y ahora presidenta de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Senado, está investigando los informes de cientos de asesinatos relacionados a las drogas, acusando a Duterte de promover asesinatos paramilitares (vigilantes). Pero el general dela Rosa dijo el lunes que De Lima no va a detener la guerra a las drogas y que él seguiría adelante con la promesa de campaña de Duterte, de que le pondría fin al problema de las drogas en menos de seis meses, después de tomar posesión.

"No me importa qué investigación salga", dijo. "Yo voy a continuar motivando a mis hombres para que aprovechen el momento. El momento está de nuestra parte. No podemos frenarnos. Vamos a continuar combatiendo. Estos asesinados no son de grupos de vigilantes. Los llevan a cabo los carteles de las drogas. Se sorprenderán cuando demos a conocer nuestra información, los hechos de quién está matando a quién. Lo van a saber más adelante. No debemos asustarnos de que se conozca la verdad. Que nosotros vayamos al Senado es una muestra de que cumplimos con nuestra palabra, convertimos nuestra palabra en hechos. No vamos a esconder nada... Estamos en guerra, así que sí estamos en guerra, no va uno sin preparase o con preparativos que sean medio peligrosos. Si uno está en esto, tiene que estar decidido. Si los policías se unen a una redada, tienen que estar listos para matar o morir".

Parece que finalmente, Filipinas tiene un gobierno que reconoce que las Guerras del Opio británicas, matan gente y destruyen naciones.