Fundación de Soros destruye el sistema educativo de Ucrania; dizque elimina la influencia 'soviética'

22 de agosto de 2016

22 de agosto de 2016 — La Fundación Renacimiento Internacional (IRF, por sus siglas en inglés) de George Soros se está encargando de la reforma educativa en Ucrania, la cual entrará en vigor en septiembre y que han atacado por ser un intento por producir individuos más torpes que se van a contentar con llevar a cabo tareas serviles en una "economía primitiva" que ya no ofrece la posibilidad del empleo productivo.

Sputnik informó el 12 de agosto que la reforma, que "simplifica" el curriculum de 1ro al 4to año de enseñanza elemental, es obra de la Ministra de Educación Liliya Hrynevych, quien trabajaba anteriormente con la IRF, antes de meterse en la política. La reforma contiene simplificación de las lecciones sobre el idioma ucraniano y las evaluaciones de lectura, escritura y estudios de presentación y matemáticas, así como también una reducción en las lecciones de gramática. En música y artes visuales, los cambios son explícitamente políticos, sacando del currículum las obras literarias de "autores soviéticos irrelevantes", junto con canciones como el canto famoso de la época de la guerra soviético The Sacred War, ya que se le considera "antiucraniano". La reforma también reduce el tiempo total dedicado a la enseñanza y reduce los salarios de 3,800 maestros de mayor antigüedad, ya que, supuestamente, "ellos siguen la tradición de las escuelas soviéticas".

Evgeny Muraev, un parlamentario de la Rada (Cámara Baja) de Kharkiv, subió a su página en Facebook que el anuncio de la reforma educativa coincidía con el anuncio de aumento en las tarifas de gas. "Lo principal es enseñarle a la gente a leer, escribir y contar usando sus dedos para una economía primitiva o de limpiar los excusados en Europa, no se necesita nada más" dice. El científico político ucraniano Alexander Dudchak, le dijo al periódico ruso en línea Svobodnaya Pressa que "el país está enfrentando un programa deliberado dirigido a debilitar mentalmente a la población. Una población sin educación es fácil de controlar; sus intereses son menos costosos para las fuerzas económicas y políticas en el poder... Esto no es más que la continuación de la estrategia lanzada en el Maidan, transformar el Estado soberano de Ucrania en una colección de recursos, entre ellos de fuerza laboral. Y este tipo de mano de obra esclava debe ser barata y sin pretensiones".