Putin sigue cambiando la situación estratégica en el sudoeste de Asia

22 de agosto de 2016

22 de agosto de 2016 — El viceprimer ministro de Turquía, Numan Kurtulmus, declaró el 17 de agosto que la política de Turquía hacia Siria está sufriendo "un cambio sísmico". Esa descripción refleja de manera precisa el proceso que está en marcha por toda la región, bajo la influencia del vigoroso liderazgo del Presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Los medios informativos turcos informan que Moscú ha dado los pasos diplomáticos tendientes a establecer una solución permanente a la guerra civil siria con un grupo de coordinación trilateral integrador por Turquía, Rusia e Irán. El diario Daily Sabah señaló el 18 de agosto que el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha destacado la importancia de la cooperación ruso-turca-iraní e informó que el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Mikhail Bogdanov, se reunió con representantes de la oposición siria el 16 de agosto, "para dar inicio a los esfuerzos para establecer el grupo de coordinación trilateral con Turquía e Irán para terminar la guerra civil".

Ahora se espera que Rusia de a conocer un plan de tres partes. "De acuerdo al plan, el primer paso sería garantizar el regreso seguro de los refugiados a Siria en dos años, mientras se establece el paso seguro al camino de Jarablous-Azaz que Turquía y Rusia controlarían conjuntamente. Más aún, dentro de esos dos años se espera que el gobierno de Damasco se transforme en un sistema de gobierno federal fortalecido. El sistema mencionado en los medios informativos indica que el objetivo sería integrar a todos los grupos al sistema político en Siria".

El primer ministro turco Binali Yildirim, subrayó el viernes 19, igual como lo había hecho el diario Daily Sabah el día anterior, que se debe mantener la integridad territorial de Siria. "Una de las condiciones más importantes para retornar a la normalidad en Siria es preservar la integridad territorial de Siria. Siria depende de una figura de gobierno que no descansa en estructuras étnicas", dijo Yildirim. "En los próximos meses se podría experimentar un acontecimiento notable en este sentido", agregó el mismo.

Las iniciativas de Rusia son tanto de carácter diplomático como militar. El ministro de la Defensa de Rusia anunció el 19 de agosto que las corbetas Zeliony Dol y Serpukhov lanzaron tres misiles crucero al grupo Jabhat al Nusra desde el mar Mediterráneo, y destruyeron un centro de mando y una base terrorista cerca de la zona inhabitada de Dar-Taaza así como una planta manufacturera de municiones de mortero, y en la provincia de Alepo se destruyó un gran depósito de armamento. Mientras tanto, el ministro de Defensa de Irán, general brigadier Hossein Dehghan, dijo que Rusia puede utilizar la base aérea iraní de Shahid Nojeh en Hamedan para lanzar ataques contra el EIIS, "siempre que la necesiten". Según Dehghan, la decisión de Irán de permitir que las Fuerzas Aeroespaciales Rusas utilicen esa base aérea, es parte de la cooperación en el combate al grupo terrorista Estado Islámico a solicitud del gobierno sirio.

"Es una decisión militar tomada en el marco de la cooperación en el combate al EI y demás terroristas, lo cual se organizó a solicitud del gobierno sirio", dijo el general Dehghan.

Esta demostración de poderío militar por parte de los rusos está poniendo nerviosos a algunos. "Considerado en su conjunto, las nuevas maniobras militares parecen ser una demostración de que Rusia tiene la capacidad de atacar desde prácticamente todas las direcciones en una región en la que ha estado reafirmando su poder... desde Irán, desde los buques de guerra en el Mar Caspio, desde su base en la provincia costera siria de Latakia y ahora desde el Mediterráneo", informó el diario neoyorquino New York Times.