Ahora en teatros: "Los asesinato$ de Tony Blair"

23 de agosto de 2016

23 de agosto de 2016 — El estreno mundial del documental "The Killing$ of Tony Blair" (Los asesinato$ de Tony Blair) se llevó a cabo en Londres el 27 de julio, y ahora está proyectándose por todo el territorio británico. Tardó 3 años en producirse esta película, producida por el ex parlamentario antiblairista George Galloway, en ella se documentan tres "asesinatos" de Tony Blair: el asesinato del (viejo) Partido Laborista; el asesinato de millones de inocentes en Iraq; y el tercero se refiere a un juego de palabras con la palabra "killings" (literalmente "asesinato"), ya que en inglés la frase "make a killing" significa "hacer su agosto", o "hacer una fortuna" con sus transas; así que su tercer asesinato, fue la fortuna que amasó Blair durante y después de su reinado como primer ministro.

El documental salió a tiempo para coincidir con la publicación del informe de la Comisión Chilcot.

Para producir la película (que ninguna empresa productora de películas establecida se atrevió a hacer) Gallaway recurrió a Internet, recabando 165,000 libras ($210,000 dólares. Tres veces más lo de que originalmente era el objetivo) mediante contribuciones públicas. Cuando el presupuesto de la película se disparó a 600,000 libras ($800,000), Galloway terminó vendiendo su casa y ahora vive en un departamento, según la reseña del Independent. Originalmente titulada "The Killing of Tony Blair", la foto para promocionarla es la de Blair tomándose un "selfie" con las nubes de humo de una explosión mortal como fondo.

En cuanto a las acusaciones de que su película era "tendenciosa" debido a su larga lucha política en contra de la toma del Partido Laborista por parte de Blair, Galloway admite: "Nosotros reconocemos que sí hubo algunas cosas buenas que hizo el Nuevo Laborismo. Pero no pretendemos que esta película sea algo diferente a un 'J'Acusse'. No es una diatriba por enojo. Yo creo que se puede considerar una narrativa, es intelectualmente coherente y fluye. Es un ensamblaje de hechos, que por sí mismos ya son una acusación. No lo hemos podido llevar ante La Haya, así que lo llevamos a los cines".