BCE le advierte a los gobiernos: o imponen una austeridad fascista o hacemos que estalle el sistema

25 de agosto de 2016

25 de agosto de 2016 — En el contexto de las crecientes advertencias de un colapso financiero desde diversos sectores, Benoit Coeuré, miembro de la Junta Ejecutiva del Banco Central Europeo (BCE) y aliado cercano del Presidente del BCE, Mario Draghi, le dijo a un público reunido en Ginebra que si los gobiernos no implementan las "reformas estructurales" y las "políticas fiscales" (léase: desregulación y recortes presupuestales), el BCE va a intensificar su expansión monetaria, con todos los riesgos que esto conlleva.

"Si no sucede nada más [en términos de reformas], entonces el Banco Central [Europeo] va a tener que hacer más", dijo Coeuré. "El único mensaje aquí es que si no pasa nada en el frente de las reformas estructurales, si no pasa nada en el frente de la política fiscal, de lo que podemos hacer, entonces el BCE va a tener que hacer más".

Sin embargo, Coeuré advirtió que "todo lo que hacemos también produce efectos secundarios, posiblemente riesgos futuros para la estabilidad financiera. Hasta ahora hemos mitigado, manejado y sorteado esos riesgos".

La agencia Reuters reprodujo el discurso de Coeuré. El portal electrónico del BCE informa sobre el discurso de Coeuré en términos de los efectos de las tasas de interés negativas, la política de tasas en su última actualización; sin embargo, las fechas y los lugares no se corresponden con el informe de Reuters. El texto en el portal electrónico del BCE advierte sobre el "límite inferior" de la política de tasas de interés negativas, que es cuando la gente empieza a acumular efectivo. Sin embargo, "todavía estamos muy lejos de un límite inferior físico" dijo Coeuré.