Se forma la resistencia en Brasil, en vísperas del golpe de Estado de enjuiciamiento político

25 de agosto de 2016

25 de agosto de 2016 — En vísperas de su juicio político por parte del Senado, que empieza hoy jueves, la Presidente Dilma Rousseff transmitió el mensaje a una “Reunión en defensa de los derechos y en contra del golpe” en Sao Paulo el martes 23 de agosto y a una concentración similar en Brasilia el miércoles 24, de que ella se defenderá personalmente en el Senado porque el enjuiciamiento político es “un golpe de Estado parlamentario” que pone en peligro la democracia. También se está utilizando, dijo, para imponer viciosas medidas económicas que los votantes nunca apoyaron; congelamiento de los gastos en educación y salud durante 20 años, en violación de la Constitución; destrucción de las leyes laborales; recorte de pensiones y del salario mínimo y “la gran privatización de la riqueza de la nación”.

El estado de ánimo de los estratos patriotas del país se expresó claramente en el “Acto Público de resistencia Constitucional” celebrado en la Universidad Federal de Rio Grande do Sul el 18 de agosto, en donde prominentes académicos de la facultad de derecho y otros identificaron la operación anticorrupción llamada “Lava Jato” como “fascismo judicial”, basado en los preceptos del magistrado favorito de los nazis, Carl Schmitt, cuyo propósito es imponer un sistema económico de saqueo colonial sobre el país para lo cual el enjuiciamiento político de la Presidente Dilma Rousseff no es más que el primer paso.

El ex presidente de la Asociación de Abogados Brasileños (OAB) Marcelo Lavenere, le dijo al público reunido que rebasaba el auditorio de la Escuela de Economía que estén preparados para formar un movimiento de resistencia como el que se formó después del golpe militar de 1964, si deciden condenar a la Presidente. La operación “Lava Jato” manejada a través de los medios de información, encabezada por jueces “estrellas del pop” como Sergio Moro, es “el peor ataque que haya sufrido la democracia brasileña en los últimos 100 años. Es peor que el golpe del ‘64” acusó Lavenere. En aquel entonces enfrentábamos un enemigo bien definido como enemigo “y los militares, por lo menos, no eran unos vendidos como [el Presidente en funciones] Michel Temer y otros... quienes quieren entregar todos los recursos a las élites internacionales”.

Petro Estevam Serrano, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Católica de Sao Paulo, identificó los medios de comunicación como el medio por el cual están movilizando a los ricos como la “multitud” que aporta la base social para el “fascismo judicial” que se quiere imponer mediante la “Lava Jato”. Serrano, quien acaba de escribir un libro, “Golpes y Autoritarismo en América Latina, un breve ensayo sobre el Poder Judicial como instrumento de excepción” cita la teoría del nazi Carl Schmitt de que “el verdadero soberano es el que tiene la autoridad para establecer la excepción”. Serrano agrega: “quien tiene ese poder hoy en día en Brasil es el poder judicial”.