JP Morgan trata de meter el "rescate interno" por la puerta trasera del banco Monte dei Paschi

31 de agosto de 2016

31 de agosto de 2016 — El plan de rescate de banco italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS) apenas si duró un mes. El gerente general Fabrizio Viola propuso un nuevo ardid de "rescate interno" (bail-in) en la junta de directores del 29 de agosto, que consiste en apoderarse de 3 mil millones de euros en bonos subordinados en manos de inversionistas institucionales y clientes minoristas. Estos bonos se convertirían en acciones (es decir, el banco le paga a los tenedores de bonos con acciones del banco quebrado, y la deuda desaparece de sus libros) con lo cual se reduce la meta de aumento de capital, que inicialmente se había establecido en 5 mil millones de euros. En realidad, el nuevo objetivo es más elevado; Viola dijo que con el nuevo plan, el banco "solo" necesitaría 3 mil millones de euros en capital nuevo, a lo que se agregarían los 3 mil millones de euros de bonos convertidos en capital, para un total de 6 mil millones de euros.

Según los informes publicados anteriormente en el diario Il Sole 24 Ore, el nuevo esquema es producto de un equipo asesor compuesto por JP Morgan, Lazard y Mediobanca.

Solo como un recordatorio: Unos cuantos minutos antes de que se hicieran públicos los resultados de las pruebas de estrés el 30 de julio, MPS anunció un acuerdo para aumentar su capital a 5 mil millones de euros, suscrito por un consorcio de bancos internacionales: Mediobanca, JP Morgan, Goldman Sachs, Santander, Citi, Crédit Suisse, Deutsche Bank y Bank of America Merrill Lynch. Esos bancos habían acordado rescatar al MPS a condición de que el banco limpiara todos sus préstamos en incumplimiento (NPL, por sus siglas en inglés). Esto se iba a lograr con la creación de un banco malo (destinado a cerrar) "Atlante", mediante el cual se comprarían 27 mil milllones de euros de sus NPL a un precio de 30 centavos por cada euro de valor, luego se iban a bursatilizar y vender en el mercado respaldados con garantías del gobierno. Es claro que el acuerdo estaba dirigido a controlar el daño causado por las pruebas de estrés, el cual, como se esperaba, le sacó tarjeta roja al MPS.

Dado que el capital actual del MPS es menor a mil millones de euros, el acuerdo equivale a una entrega del MPS a un consorcio de bancos extranjeros. Sin embargo, como escribió la EIR en ese entonces, cuando los vampiros deciden donar sangre, hay algo que huele fétido. La nueva petición de rescate interno es la primera evidencia de esto. Al convertir los bonos en acciones, el JP Morgan y otros bancos reducen su aportación al rescate en un 40%. JP Morgan es famoso por recomendar deshacerse de las constituciones europeas porque son demasiado "socialistas". Esto fue recogido recientemente de nuevo por facciones de la oposición, en relación con la reforma constitucional del primer ministro Matteo Renzi. El papel de JP Morgan para imponer el rescate externo y el rescate interno al Monte de Paschi debería provocar una rápida reacción política, si no es que judicial.