La UE le prohíbe a Italia construir defensas en contra de terremotos

31 de agosto de 2016

31 de agosto de 2016 — Un vocero de la Comisión de la Unión Europea (UE) dijo ayer que la Comisión está preparada para darle flexibilidad presupuestal a Italia para los gastos por el terremoto, pero solo en el corto plazo, como se hizo cuando ocurrieron los terremotos de Abruzzo y Emilia en el 2009 y 2012. Esto significa que no hay ninguna flexibilidad a largo plazo, es decir, para el plan antisísmico integral nacional más ambicioso que anunció Renzi.

El vocero dijo que "bajo las actuales reglas de la UE existen varias formas de excluir los costos de corto plazo, en respuesta a catástrofes importantes, que se consideran como medidas de una sola vez, y que se pueden excluir de los esfuerzos presupuestales" en la evaluación de las reglas del Pacto de Estabilidad.

Renzi había anunciado un plan nacional llamado "Casa Italia" para reconvertir todos los edificios públicos y viviendas con medidas antisísmicas. Aunque se supone que los edificios públicos están cubiertos totalmente con dinero del erario, se suponía que los propietarios de vivienda recibirían incentivos y préstamos para reparar sus viviendas. Según algunos informes, el plan debería llegar a los 2 mil millones de euros al año durante 20 años.

El ministro italiano en la UE Sandro Gozi dijo que Roma podía detallar su solicitud a la Comisión Europea "en las próximas semanas" una vez que hayan completado su ley presupuestal para el 2017 y presenten una estrategia de largo plazo para evitar daños por terremotos.

El hecho de que un vocero oscuro de la Comisión de la UE, organismo no electo, se atreva a hablarle en esos términos a un gobierno nacional, dice mucho de qué tan degradadas están las instituciones nacionales en la UE. Dichas declaraciones no hacen más que acicatear el descontento popular en contra de la Comisión. De igual manera, hace una semana, el presidente de la Comisión de la UE, Jean-Claude Juncker afirmó en el Foro Europeo Alpach en Viena que, "las fronteras son la peor invención que hayan creado los políticos" (y eso de un ex primera ministro del diminuto ducado de Luxemburgo que hace frontera con Alemania, Francia y los países del Benelux).

El Primer Ministro italiano Renzi respondió a la declaración de la Comisión de la UE: "Nosotros le decimos a la UE que lo que nosotros necesitamos para nuestro plan, lo vamos a tomar. Punto", dijo Renzi en entrevista televisiva. Sin embargo, con Renzi y la UE, nunca se sabe cuando va en serio o si solo es una faramalla de engaños. Por un lado, Renzi quiere ganar votos ante un referendo y posible campaña electoral; por el otro lado, la reconstrucción es una prueba para su sobrevivencia. Los italianos no le van a perdonar si no cumple sus promesas.