Obama intenta matar el acuerdo EU-Rusia sobre Siria

19 de septiembre de 2016

19 de septiembre de 2016 — Ya era abundantemente evidente que el Presidente Obama se preparaba para matar el acuerdo de Estados Unidos y Rusia para derrotar al terrorismo en Siria, antes del ataque aéreo de las fuerzas de la coalición de Estados Unidos en contra de las posiciones del ejército sirio el domingo 18 en la tarde. En el ataque murieron 62 soldados sirios y resultaron heridos más de 100, después de lo cual el aeropuerto Deir ez-Zor que defendían los soldados sirios fue tomado rápidamente por el Estado Islámico (EIIS).

El viernes 15 de septiembre por la noche, Obama había bloqueado una reunión programada del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU), en donde los miembros del Consejo de Seguridad recibirían un informe sobre los términos del acuerdo entre EU y Rusia, el cual había sido muy cuidadosamente diseñado entre el secretario de Estado John Kerry y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, a fin de que el CSNU pudiera aprobar una resolución en respaldo del plan, el cual llevaría entonces el peso de la comunidad internacional. El informe se tuvo que cancelar, luego de que Estados Unidos se rehusó a permitir que se dieran a conocer los detalles. El embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, le dijo a los periodistas que Estados Unidos no solo no permitiría que los documentos que forman el acuerdo fuesen compartidos con los miembros del Consejo de Seguridad, sino que EU ni siquiera los quería "describir en detalle". ¿Cómo se le pude pedir a los miembros del Consejo que apoyen un acuerdo cuyo contenido no se les permite conocer?, señaló Churkin.

"Evidentemente hay una falta de unidad en el gobierno de Estados Unidos", con relación a la implementación del acuerdo, subrayó.

Ya desde el viernes, Obama había convocado a una reunión de su Consejo de Seguridad Nacional para golpear cabezas con respecto a la política hacia Siria. La Casa Blanca salió de esa refriega con otra sofistería más con el propósito de matar el acuerdo sobre Siria. De acuerdo al breve comunicado de la Casa Blanca sobre la discusión, "el Presidente subrayó que Estados Unidos no procederá con los siguientes pasos del acuerdo con Rusia hasta que no veamos siete días continuos de violencia reducida y acceso humanitario sostenido".

Originalmente se había informado que el acuerdo Kerry-Lavrov estipulaba un cese al fuego que empezaría a la medianoche del 12 de septiembre, y siete días después, si el cese al fuego se sostenía, Estados Unidos y Rusia establecerían entonces un Centro de Implementación Conjunto (CIC) para llevar a cabo acciones conjuntas contra los terroristas. Ahora que la fecha se acercaba, la formulación de Obama de "siete días continuos de violencia reducida y acceso humanitario sostenido", sienta las bases para aplazar indefinidamente el CIC, al cual Obama y su partido bélico, el secretario de Defensa Ash Carter y los voceros del Pentágono (no necesariamente el comando de las fuerzas armadas de EU) se habían opuesto desde el principio.

El Presidente de Rusia Vladimir Putin habló el sábado 17 con los periodistas en Bishkek, Kirguistán, donde asistía a la cumbre de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), y ahí señaló que la política de cambio de régimen es lo que está detrás de la insistencia de Estados Unidos (es decir, Obama) en mantener los documentos en secreto. Estados Unidos, dijo Putin, que siempre argumenta a favor de la apertura y de la transparencia, quizás ahora insiste en mantener los documentos en secreto "porque se volvería evidente a la comunidad internacional, así como al pueblo estadounidense y al pueblo ruso, quien es quien no cumple con las obligaciones". Estados Unidos tiene mucha dificultad para separar "la parte dizque saludable de la oposición, de los elementos terroristas y semidelincuentes", un problema derivado de "el deseo de preservar el potencial militar en la lucha contra el gobierno legítimo del Presidente Assad. Sin embargo, ese es un camino peligroso... Nuestros socios estadounidenses parece que siguen cayendo en la misma trampa en la que han caído tantas veces", dijo Putin.

La parte rusa sigue insistiendo no obstante que Estados Unidos debe, y puede, cambiar su política a favor del los terroristas. Lavrov y Kerry se van a reunir varias veces esta semana en las Naciones Unidas. Putin le dijo a los periodistas, si bien fue antes de los ataques aéreos de EU contra los soldados sirios, que "quisiera reiterar que nos sentimos más positivos que negativos sobre este asunto, y esperamos que las promesas hechas por el gobierno de Estados Unidos se cumplan".