Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

China compromete a las instituciones de la ONU con "La Franja y La Ruta". Obama trata de provocar una guerra con Rusia

21 de septiembre de 2016
Un mapa sencillo que muestra a las naciones que participan en la “Franja Económica de la Ruta de la Seda” por tierra y a las de la “Ruta de la Seda Marítima” por los océanos. [Image by: Tart / Xxjkingdom / CC BY-SA 3.0]

21 de septiembre de 2016 — En las márgenes de la Asamblea General de la ONU (AGNU), China firmó su primer acuerdo con una institución internacional, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para cooperar en la promoción e implementación la iniciativa china de la Franja y la Ruta. La administradora del PNUD, Helen Clark, dijo en la ocasión: “La Iniciativa de la Franja y Ruta representa una plataforma poderosa para el crecimiento económico y la cooperación regional, que involucra a más de 4 mil millones de personas, muchas de las cuales viven en países en desarrollo. Puede servir como un catalizador importante y un acelerador para las metas de desarrollo sustentable”. A todas luces, el concepto chino de “desarrollo sustentable” lleva la delantera en la ONU.

Pero no se ha ganado a Estados Unidos, como quedó evidente el martes 20 en la delirante exhibición de psicosis que hizo el Presidente Obama en su discurso ante la AGNU. Mientras que el público se quedó sentado y en silencio, sin aplausos, Obama ignoró el nuevo paradigma que ha surgido bajo la dirección de China durante las últimas semanas, y pretendió en cambio que su liderato, y sus guerras de agresión (a las que calificó de “protección a los vulnerables”), y su patrocinio de las revoluciones de color (a las que se refirió como defensa de los derechos humanos y la democracia, como en Ucrania y en el Medio Oriente), han creado un mundo “menos violento y más próspero que nunca antes”. Atacó a Rusia dos veces, y la calificó de potencia imperial, que “intenta recuperar la gloria perdida mediante la fuerza”. Lo sorprendente fue que los líderes del mundo ahí reunidos no lo sacaron de ahí para llevarlo a la cárcel o a un asilo para dementes.

El Jefe del Estado Mayor Conjunto de Obama, el general Joe Dunford, mientras tanto, se acercó bastante a admitir que Estados Unidos había bombardeado intencionalmente al Ejército Sirio el sábado pasado, y que lo podrían hacer otra vez. “Quizás antes de que empecemos a meternos en ‘qué fue lo que salió mal’, hagamos una investigación y aseguremos que realmente algo salió mal”, le dijo a los periodistas que viajaban con él. “Puede ser que ... cuando se haga la investigación, los hechos dirían que hubiéramos hecho lo que hicimos otra vez”.

La segunda atrocidad en Siria esta semana —la destrucción de un convoy de ayuda humanitaria de la ONU y la Media Luna Roja— se la achacaron a Rusia de inmediato unos funcionarios del Departamento de Estado de EU, quienes dijeron que Estados Unidos “reevaluaría las posibilidades futuras de cooperación con Rusia”. Esto no es más que la intención del partido belicista en la Casa Blanca y el Pentágono, de impedir cualquier cooperación entre Estados Unidos y Rusia.

Pero toda la evidencia muestra que el ataque al convoy humanitario es totalmente diferente. El Ministerio de Defensa de Rusia declaró que no ha habido ningún despliegue aéreo ruso ni sirio en la zona, pero que Al Nusra había lanzado una ofensiva en esa dirección. De hecho, los camiones fueron destruidos por fuego de artillería, no por bombas, según muestra el video de los acontecimientos.

¿Logrará Obama lanzar una guerra contra Rusia, y por extensión contra China? Se puede impedir. El martes 20, las familias de las víctimas del 11-S realizaron una manifestación y una rueda de prensa frente a la Casa Blanca para exigirle a Obama que no lleve a cabo su intención de vetar la ley JASTA, la cual permitiría a las víctimas demandar a la realeza saudí por su papel en los ataques del 11-S. Y al mismo tiempo, los líderes del Senado confirmaron que tienen los votos y la voluntad para eliminar el veto prometido por Obama.

Luego de que la Comisión Chilcot del Reino Unido dio a conocer su informe que acusa a George Bush y a Tony Blair de haber perpetrado una guerra de agresión contra Iraq, que fue lo que trajo el infierno que tenemos ahora en la Tierra, y luego del informe del Parlamento británico que acusó al ex primer ministro David Cameron de la guerra de agresión contra Libia, la cual extendió ese infierno y creó el desastre de los refugiados que ahora destroza a Europa, ¿por qué el pueblo de Estados Unidos y sus representantes no han actuado para enjuiciar a Obama y poner en la cárcel al asesino en masa que ocupa la Casa Blanca? Si el Congreso de Estados Unidos muestra el mismo valor que tuvieron para aprobar por unanimidad la ley JASTA, para realizar audiencias sobre la complicidad de Obama con los saudíes y los británicos para apoyar a los terroristas, y aprueban también la ley Glass Steagall (por encima del veto seguro de Obama), entonces la era de tinieblas global que amenaza a la humanidad se puede sustituir con el nuevo paradigma de paz y desarrollo que se difunde ahora desde China y Rusia.