Vocero del Departamento de Estado amenaza y le pone ultimátum a Rusia

30 de septiembre de 2016

30 de septiembre de 2016 — Este miércoles 28, el vocero del Departamento de Estado, almirante retirado John Kirby estaba echando espuma por la boca porque Rusia se niega a hacer lo que Estados Unidos le dice que tiene que hacer en Siria, tanto así, que emitió lo que solo se puede interpretar como amenazas y ultimátum.

Luego de dar explicaciones por las advertencias que dio el Secretario de Estado John Kerry al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ayer en la mañana, en el sentido de que Estados Unidos estaba considerando suspender el dialogo Rusia-EU sobre Siria, se le preguntó a Kirby sobre qué consecuencias sufriría Rusia si no hacen lo que se les dice.

"Las consecuencias son que la guerra civil va a continuar en Siria, que los extremistas y los grupos extremistas van a seguir explotando el vacío que existe en Siria para extender sus operaciones, que incluirían, sin lugar a dudas, ataques en contra de intereses rusos, quizás incluso en contra de ciudades en Rusia, y Rusia seguiría enviando soldados de regreso a casa en bolsas con cadáveres, y van a continuar perdiendo recursos, quizás incluso, más aviones. La estabilidad que ellos alegan buscar en Siria se tornará aún más evasiva...".

En Rusia, la declaración de Kirby se ha interpretado claramente como una amenaza en contra de las fuerzas armadas de Rusia y en contra de la misma Rusia. "Una vez más declaramos que estamos totalmente preparados para continuar con el diálogo con el lado estadounidense y seguir adelante con las acciones conjuntas para combatir a los terroristas en Siria", dijo el jueves 29 el vocero del Ministerio de la Defensa de Rusia, mayor general Igor Konashenkov. "Sin embargo, se debe excluir del diálogo hasta la más leve insinuación de una amenaza a nuestros soldados y ciudadanos rusos. El tema de la seguridad de los ciudadanos rusos, dondequiera que estén, no está a discusión. Es nuestra prioridad principal e incondicional". Konashenkov también lanzó una amenaza por su cuenta. En relación a la "amenaza de posibles pérdidas" rusas en Siria, que hizo Kirby, Konashenkov destacó que Moscú está bastante consciente de la ubicación de los "expertos estadounidenses que están involucrados en la planificación y supervisión operativa de las acciones de los militantes".

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova también respondió en fuertes términos a la amenaza de Kirby. "¿No creen ustedes que ese ventrilocuismo sobre 'bolsas con cadáveres'. 'ataques terroristas contra ciudades rusas' y 'pérdidas de aviones' suenan más como una orden de 'a ellos' que un comentario diplomático?" se pregunta en su página de Facebook.

Poco antes, el viceministro de Relaciones Exteriores Segei Ryabkov había sido implacable en su respuesta a Kirby. Ya no va a haber más treguas de siete días porque éstas le permiten a los yihadistas reagruparse y rearmarse; y el fracaso en la vía diplomática "que estamos viviendo se debe a la incapacidad de Washington de cumplir con sus obligaciones y promesas" y por lo tanto está en la consciencia de las decisiones tomadas por Estados Unidos.

"Estamos indignados por el tono de ultimátum de las señales que estamos recibiendo. Algunas veces hasta escuchamos amenazas cínicas en contra nuestra y en contra de quienes realmente estamos combatiendo el terrorismo en Siria. Uno no puede menos que considerarlas como apoyo de facto de Estados Unidos a los terroristas", dijo. Ryabkov calificó las amenazas de Washington de "una crisis emocional ante la incapacidad del gobierno de Obama de implementar su parte de los acuerdos" sobre Siria. "Estados Unidos está llevando de hecho agua al molino de los terroristas apoyándolos abiertamente", subrayó.