Discurso conmemorativo de Xi evocando el "espíritu de la Larga Marcha"

24 de octubre de 2016

24 de octubre de 2016 — El Presidente chino Xi Jinping pronunció un discurso magistral en el Gran Salón del Pueblo el viernes 21, frente a todo el liderato y miles de invitados, entre ellos algunos de los pocos sobrevivientes de la Larga Marcha, la gran marcha de hace 80 años. La "Larga Marcha" fue el recorrido del Ejército Rojo desde su destacamento en la provincia de Jiangxi, que estaba amenazado con quedar totalmente rodeado y ser total destruido por el Ejército del Kuomintang (KTM) de Chiang Kai-shek. El Ejército Rojo marchó 12,500 kilómetros al sur y oeste hasta llegar finalmente a ubicarse al norte del Río Yangtze, seguido y acosado durante todo el trayecto por las fuerzas mucho más superiores del KMT. Pero después de numerosos rodeos y fintas, lo que quedaba del Ejército Rojo (de los 80,000 que salieron solo llegaron a su meta 8,000) encontró refugio seguro en Yan'an en la provincia norteña de Shanxi. Desde ahí llevaron a cabo operaciones independientes en contra del ejército invasor japonés.

Durante su discurso de una hora, además de elogiar los logros de los primeros pioneros del movimiento comunista chino, Xi también extrajo algunas lecciones para el presente. Xi resaltó el sacrificio de quienes perecieron en la Larga Marcha, y destacó su importancia en la creación de las bases para la China moderna actual. Dijo que los miembros del PCC deberían revivir el "espíritu de la Larga Marcha" hoy en sus movilizaciones para lograr los objetivos bicentenarios de la nación, lograr el rejuvenecimiento de la nación china. Esto es particularmente importante, destacó, dadas las incertidumbres económicas y políticas que enfrenta el país y el mundo, mientras que avanzamos.

Elogió a los personajes fundadores de la República Popular, Mao Tsetung, Zhou Enlai, Zhu De y otros, y subrayó la importancia de estudiar el marxismo tal y como se aplica a las condiciones chinas. "En el centro de esto está nuestra adhesión al desarrollo económico" dijo Xi. "Las reformas van a ser decisivas para la nación china. Tenemos que seguir innovando y liberando nuestros pensamientos para trabajar a fin de evitar los riesgos sistémicos". Xi delineó el papel esencial del Partido Comunista en esta empresa y dijo que las fuerzas armadas tienen que ser siempre leales a las decisiones del partido. Al mismo tiempo destacó que China tiene la responsabilidad de construir unas fuerzas armadas que sean conmensurables al papel más destacado que el país tiene en el mundo.

"Construiremos un ejército de primera clase" dijo Xi. "Solo con un ejército fuerte podemos garantizar nuestra seguridad". También delineó la importancia de la pureza de sus propósitos dentro del partido y la necesidad de que el partido mantenga su cercanía con el pueblo, destacando que el éxito final de la Larga Marcha se debió a su cercanía con el pueblo en las regiones por donde atravesaba el Ejército Rojo.

"No existe una manera fácil de lograr el éxito" dijo Xi. "Todavía tenemos montañas que cruzar y ríos que conquistar. Tenemos que guardarnos en contra de la complacencia y en contra de la resistencia a seguir adelante. Si no recordamos de dónde venimos, no vamos a saber a dónde vamos".

La ceremonia se inauguró con el himno nacional chino que incluyó un largo momento de silencio en memoria de quienes perecieron en la marcha. Concluyó con La Internacional.