Petraeus y el príncipe Turki exigen que EU bombardee Siria

31 de octubre de 2016

31 de octubre de 2016 — En la conferencia del Consejo Nacional sobre las Relaciones Árabe-Estadounidenses (NCUSAR),celebrada en Washington, DC, la semana pasada, el general David Petraeus, ex director de la CIA y ex comandante de Centcom, aprovechó su posición como el comentarista de despedida para delinear un conjunto de propuestas políticas para Siria, las cuales si se ejecutaran, pudieran escalar rápidamente hacia una tercera guerra mundial.

El general Petraeus hizo el 27 de octubre un conjunto bastante osado de propuestas que desafortunadamente encajan perfectamente con el tipo de cosas que han venido saliendo de la campaña de Hillary Clinton y de ella misma, durante todo este proceso electoral. El general Petraeus pidió crear zonas seguras controladas dentro del territorio soberano de Siria, la creación además de zonas restringidas de vuelos sobre grandes porciones del territorio sirio, y usar misiles crucero tanto desde bases marítimas como desde el aire para acabar con la fuerza aérea de Siria.

Después muy desdeñosamente dijo que por supuesto que esto acarrea el peligro de una guerra con Rusia, pero descartó esto diciendo que Vladimir Putin responde ante el poder y responde ante amenazas serias de que se va a usar el poder. Por lo tanto, frente a este tipo de acciones, Putin se va a echar para atrás.

Esa conclusión no solo constituye una burla a la razón, sino de cualquier forma de inteligencia competente.

En este momento, los medios aéreos estadounidenses y rusos están enfrascados en un teatro de acción muy limitado y hasta ahora se han evitado fricciones mayores que pudieran llevar a una guerra generalizada debido a un acuerdo de solución de conflictos que afortunadamente continua vigente entre la coalición encabezada por EU, por un lado, y Rusia, por el otro. Pero lo que se está proponiendo aquí echa por la borda todos estos planes.

Esto es exactamente lo que pide Hillary Clinton en sus discursos de campaña presidencial. Estudios recientes presentados por el Centro para una Nueva Seguridad Americana y el Centro para el Progreso Americano, a nombre de la campaña de Clinton, hacen aseveraciones casi tan extremistas como las del general Petraeus.

Básicamente, el peligro de guerra no puede subestimarse en lo más mínimo y el Presidente Putin repetidamente lo ha dejado en claro.

Durante el mismo evento del NCUSAR, el príncipe saudí Turki bin-Faisal, ex director del servicio de inteligencia saudí, exigió de manera similar que Estados Unidos emprenda acciones militares en contra del régimen de Siria, sin importar la participación de Rusia e Irán. Se enfocó en el papel del Presidente Assad como el "principal terrorista" y reprendió violentamente al gobierno de Obama por no haber actuado para sacar a Assad del poder. También le dedicó buena parte de su tiempo a atacar al Congreso estadounidense por anular el veto del Presidente Obama al proyecto de ley JASTA, que él cínicamente caracterizó como el abandono del principio de inmunidad soberana.