Nomi Prins: Hillary Clinton trabajará por los intereses de Wall Street

2 de noviembre de 2016

2 de noviembre de 2016 — La connotada historiadora económica y promotora de la Ley Glass-Steagall, Nomi Prins, publicó en The Nation un advertencia devastadora sobre Hillary Clinton y sus estrechos vínculos con Wall Street. En un artículo titulado "En el Estados Unidos de Hillary Clinton, Wall Street va a estar en la silla", ella señala que durante los tres debates presidenciales, no se discutió cómo hacer para evitar el colapso financiero en ciernes, y que si Hillary Clinton es electa como Presidente el 8 de noviembre, podemos esperar "otros cuatro años de distopía económica". Ella ataca a Clinton por negarse a apoyar la restauración de la Glass-Steagall, a pesar del intenso debate al respecto dentro de su propia campaña. Advierte sobre la posibilidad de otro estallido financiero, y señala que "hoy, los riesgos son mayores, los bancos son más grandes y su impunidad sorprendentemente todavía no se cuestiona".

Prins repasa el papel que jugó H. Clinton para llevar a Wall Street al gobierno durante el tiempo en que ella fungió como Secretaria de Estado, y señala específicamente a Jack Lew, a quien ella llevó a Washington inicialmente como su segundo en la Secretaría de Estado, directo desde el Citigroup.

Prins repite la advertencia de un colapso en caso de que no se restaurara la Glass-Steagall:

"Si, la amenaza de otra crisis financiera es real. Y tengan en mente que esa futura desintegración económica no es una absurda posibilidad remota. A principios de este año, la Reserva Federal, el regulador nacional mas importante de los bancos, y la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, la institución gubernamental que asegura nuestros depósitos, señalaron ambos que siete de nuestros 8 bancos más grandes —la excepción fue el Citigroup— todavía tienen planes que son inadecuados en el caso de que haya otra crisis financiera".

Prins desbarata el argumento fraudulento de Hillary Clinton en contra de restaurar la Glass-Steagall (de que Lehman Brothers no era un banco comercial): "Toda su caracterización de cómo se desató la crisis bancaria del 2007-2008 esta bien equivocada. He aquí cómo funcionaban los bancos tradicionales (como JPMorgan Chase): ellos le prestaban dinero a los bancos de inversión como Lehman Brothers de manera que ellos pudieran comprar más productos financieros chatarra atiborrados de hipotecas de alto riesgo que, a su vez, estos bancos tradicionales trataban de vender. Luego ellos respaldaron esos productos financieros tóxicos por medio de compañías de seguro como la AIG, que estuvo muy cerca del colapso cuando lo que esta estaba asegurando devino demasiado tóxico como para costearse. Entonces la AIG recibió un rescate financiero de parte del gobierno de $182 mil millones de dólares, que también tuvo el efecto de rescatar financieramente a los otros bancos tradicionales (incluyendo a Goldman Sachs y Morgan Stanley, que se hizo tradicional durante esa crisis). De esta manera, todo el ciclo vicioso comenzó con los bancos tradicionales que tienen tus depósitos y al mismo tiempo podían producir y vender los papeles chatarra gracias a que se había derogado la Glass-Steagall. Así que sí, la derogación de la ley fue la causa de la crisis, y en la secuela, todo banco tradicional fue multado por delitos relacionadas a esta crisis".

Al terminar advierte pronosticando que: "Así que resumamos el pasado, presente y futuro del Estados Unidos de Hillary. Es una tierra que adolece de una reforma estructural significativa del sistema financiero, un lugar en el que los grandes bancos han sido, y seguirán siendo, consentidos por el gobierno. No habrá director ejecutivo que vaya a ser encarcelado, no importa que tan grande sea la multa que le hayan impuesto a su banco o que tan generalizados hayan sido los delitos cometidos. Al contrario, lo más seguro es que lo vayan a invitar al baile de toma de posesión en enero del año que viene. Puesto que sus acciones no se han controlado o restringido adecuadamente, el riesgo inherente que plantea Wall Street para el ciudadano común solo va a aumentar, en tanto los banqueros sigan usando nuestro dinero para hacer sus apuestas. (Supuestamente, la Ley Dodd-Frank del 2010, debía haber ayudado en este respecto, pero todavía no ha hecho más pequeños a los bancos).

"Y he aquí un corolario obvio a todo esto: la siguiente catástrofe económica instigada por los bancos no se va a resolver hasta que haya aplastado la estabilidad financiera de millones de estadounidenses otra vez.

"Los bancos votaron con sus dólares en todo esto de muchas maneras. Hillary no va a hacer nada para alterar el plan establecido. No debemos tener ninguna ilusión al respecto de lo que significaría su Presidencia desde la perspectiva de Wall Street contra el ciudadano de la calle". https://www.thenation.com/article/what-a-hillary-clinton-presidency-means-for-your-financial-future/.

Aunque Prins escribió este artículo antes de que Donald Trump diera su discurso en Charlotte en el que propuso la Glass-Steagall, ella de ninguna manera respalda a Trump.