Enviado de la ONU a Siria acusa a los yihadistas de cometer crímenes de guerra en el oriente de Alepo

3 de noviembre de 2016

2 de noviembre de 2016 — Los yihadistas que tienen ocupado el oriente de Aleppo han estado lanzando cohetes y morteros de manera indiscriminada, y han utilizado armas químicas, lo cual equivale a crímenes de guerra, dijo el enviado especial de la ONU, Steffan de Mistura, quien se mostró “choqueado y consternado” ante los ataques que han lanzado los terroristas durante los últimos 3 días de octubre sobre la población civil de Alepo. Incluso Amnistía Internacional ha hecho un llamado para que pongan alto al bombardeo.

Durante los últimos tres días de octubre y principios de noviembre, el grupo Jabhat al-Nusra (miembros de Al-Qaeda) y sus aliados (que incluye a los grupos “moderados” que apoya Estados Unidos) han lanzado una ofensiva para romper el sitio del Ejército Sirio sobre el oriente de Alepo, y ya han muerto 84 personas y resultado heridas alrededor de 300, según informó la agencia siria SANA. El Comando General Sirio emitió una declaración el pasado 31 de octubre, donde acusa a los terroristas de haber disparado más de 100 rondas de mortero, 50 cohetes Grad, y 20 cilindros de gas sobre zonas residenciales de Alepo, además de los ataques con francotiradores. La mayoría de los fallecidos eran mujeres y niños, de acuerdo al informe. El domingo 30, los terroristas avanzaron hacia la línea frontal en el vecindario de al-Hamadaniyeh, en tanques y otros vehículos blindados, pero también utilizaron carros bombas suicidas para romper las líneas de defensa del Ejército. Varios ciudadanos fueron tratados por problemas respiratorios y asfixia como resultado del gas venenoso.

La contraofensiva de las fuerzas del Ejército Sirio ha detenido el avance de los terroristas respaldados por Estados Unidos, quedando solo parcialmente con el control del vecindario de Dahiyet al-Assad al que penetraron el viernes 28 de octubre.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, advirtió el lunes 31 de octubre que las dos semanas durante las que las fuerzas de Rusia y Siria detuvieron los ataques aéreos sobre Alepo, fue tiempo suficiente para que Estados Unidos y sus aliados obligaran a los dizque “moderados” a romper su ligas con los terroristas. El hecho de que no lo hicieron, señaló Lavrov, significa ahora que “se tiene que revisar nuestra evaluación previa”. Antes, si Rusia decía que parecía que Estados Unidos y sus aliados no podían o no querían separar a los “moderados” del gruop Jabhat al-Nusra, “ahora tenemos que decir ya que ellos en realidad no quieren hacerlo... Esperamos que prevalezca el instinto de conservación, ya que acurrucar a los terroristas y tratar de utilizarlos para los fines propios nunca ha conseguido nada bueno”. Los rebeldes que sigan en el oriente de Alepo, advirtió Lavrov, serán considerados cómplices de al-Nusra.

En uno de los lapsos mentales periódicos que padece el Secretario de Estado de EU, John Kerry, cuando repite las mentiras de Obama, le dijo a un público reunido en la Chatham House de Londres el pasado 31 de octubre, que los rusos querían “bombardear Alepo hasta hacerla añicos, alegando que atacaban a los terroristas, en vez de aceptar la realidad de que hay una oposición ahí preparada a vivir con el cese al fuego”. Esa es la oposición a la que Mistura acusa de crímenes de guerra.