Continuará tras las elecciones el foco sobre los delitos de Wall Street

10 de noviembre de 2016

9 de noviembre de 2016 — Los grandes crímenes del banco Wells Fargo y de los más grandes bancos de Wall Street y de Londres, seguirá siendo el foco de investigación del Congreso inmediatamente después de las elecciones, lo cual por sí plantea la cuestión de la restauración de la ley Glass-Steagall.

Un grupo de demócratas de la Comisión Bancaria del Senado — Elizabeth Warren, Jeff Merkley, y Sherrod Brown — han iniciado una cadena de cartas a la presidente de la Comisión de Cambios y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) Mary Jo White y a otros reguladores, donde señalan los indicios de las actividades delictivas del Wells Fargo (WF). Como resultado de esto, la SEC que normalmente es demasiado lenta para actuar, ha iniciado una investigación de la unidad de corretaje de Wells Fargo, ya que los ex empleados que han denunciado las actividades delictivas le han dicho a la Comisión del Senado que fue en esa unidad donde el WF creó cuentas fraudulentas de clientes de operaciones de corretaje, así como también en las ramas de cuentas comerciales. Wells acaba de pagar la segunda multa por $50 millones de dólares a la Junta de Protección Financiera del Consumidor, por cobrar excesivamente a los dueños de casas embargadas, !debido a una revaloración fraudulenta de la vivienda que les quitaron! Los senadores han informado que WF les ha dado bola negra a los miles de empleados que despidieron, y les ha perjudicado para conseguir empleo, mientras que ha recompensado enormemente a los directivos y supervisores que presionaron a los empleados para que cometieran los fraudes.

La corrupción en Wells Fargo huele tanto ya, que el daño a su "reputación" amenaza a todo el banco en el período próximo. Parece que los demócratas de la Comisión Bancaria del Senado preparan ya más audiencias para sacar todos los trapos sucios del WF.

El diario Wall Street Journal informó el 8 de noviembre que la SEC ha iniciado otra investigación por fraude (en este caso, fraude con derivados) en contra del JPMorgan Chase, el Deutsche Bank, el Citigroup, y el Bank of New York Mellon. El tipo de derivados que han utilizado para el fraude lleva el curioso nombre de "recibos de depósito americanos"; en esencia, son derivados, o sea, apuestas en valores, emitidos por los bancos para fondos de inversión con sede en Estados Unidos, con base en acciones de firmas europeas que los bancos han comprado. Sin embargo, estos bancos han emitido esos derivados sin tener propiedad de esas acciones, violando directamente sus contratos de derivados.

Los delitos recientes del JPMorgan Chase, desde el patrocinio de la pirámide fraudulenta de Bernie Madoff en adelante, son el tema de un nuevo libro recién publicado (muy largo por cierto, por necesidad) titulado "JPMadoff...". La multa más reciente que le impuso la SEC, por $267 millones de dólares, fue por defraudar a sus clientes en el precio de los documentos financieros que les vendieron, y se la pusieron apenas hace tres meses.

Y todavía está pendiente la acción que prometió que demandaría la representante de California, Maxine Waters, de separar las unidades bancarias del Wells Fargo, "y si eso afecta a otros bancos, pues allá ellos", según dijo.