La ley Glass-Steagall contra el desastre de la ley Dodd-Frank

25 de noviembre de 2016

25 de noviembre de 2016 — Perseguido por la idea de que Donald Trump pueda desbaratar siquiera una de las 2300 y tantas páginas de su querida Ley Dodd-Frank, Barney Frank se enfrenta a la posibilidad de que Trump decida —como ya ha afirmado, sobre el Obamacare— que prefiere más bien deshacerse de las otras 2299 páginas y solo quedarse con una, la de la popular Oficina de Protección al Consumidor Financiero.

Peor todavía (en el "mundo de Barney"), es hasta posible que Trump se deshaga de todas las 2300 páginas de la ley, y adopte de una vez por todas la Glass-Steagall. Un artículo titulado "Barney Frank advierte en contra de la derogación apresurada de la Ley Dodd-Frank", que fue publicado el día 21 en el Portland Press Herald de Maine, refleja exactamente eso. Luego de un amplio análisis sobre la Dodd-Frank, en donde se reconoce que la ley "no funcionó como se esperaba", el tema se vuelve hacia la Glass-Steagall.

William Lund, superintendente de la Oficina de Protección al Consumidor de Crédito de Maine, "señaló que en tanto Trump prometió derogar la [ley] Dodd-Frank, también dijo que respalda a su predecesor espiritual, la Ley Glass-Steagall de 1933, que separaba a los bancos comerciales de las compañías de inversión. 'El punto de vista del Presidente electo al respecto de apoyar el restablecimiento de esta ley, concuerda con la posición de muchos importantes líderes nacionales que abogan por la protección a los consumidores', dijo Lund. 'Solo por esa razón, creo que todos tenemos que esperar a ver cuáles son específicamente las propuestas [de Trump] antes de reaccionar' ".