Illinois aprueba ley para evitar clausura de plantas nucleares

5 de diciembre de 2016

5 de diciembre de 2016 — Illinois se sumó al estado de Nueva York en aprobar una legislación que le pone fin a la desregulación eléctrica y protege las plantas de energía nuclear del estado. El 1 de diciembre, solo minutos antes de que concluyera el último día de sesiones, el Senado y la Cámara de Representantes del estado de Illinois aprobaron el "Proyecto de ley sobre empleos en la energía del futuro", el cual evita el cierre de dos de las plantas de energía nuclear del estado. La energía nuclear abastece un 40% de la electricidad del estado. Juntas las dos plantas Exelon (en las ciudades de Clinton y Quad) estaban perdiendo $100 millones de dólares al año, debido al subsidio estatal de 21 centavos por kilovatio-hora para la energía solar y 2.3 centavos por kilovatio-hora para la eólica, contra las cuales la energía nuclear sin subsidios tenía que "competir". El proyecto de ley bipartidista, que prometió firmar de inmediato el gobernador Bruce Rauner, garantiza que las dos plantas van a permanecer funcionando en los próximos 10 años, al permitirle pequeñas alzas en las tarifas para los consumidores. Al salvar estas dos plantas se protegen 4,200 empleos y unos $1,200 millones al año en actividad económica.

El aumento en las tarifas que se le va a permitir a Exelon será de menos de 25 centavos al mes para los consumidores residenciales durante un período de 13 años. El aumento generará unos $235 millones al año por la energía nuclear que produce.

La rebelión en Illinois en contra de la desregulación, "competencia" y el ambientalismo le sigue los pasos a las acciones recientes tomadas por la legislatura del estado de Nueva York en donde la Comisión de Servicios Públicos aprobó la adopción de una nueva Norma de Energía Limpia con la que se evita la clausura de dos plantas nucleares en la parte norte del estado de Nueva York. Otros estados y legislaturas estatales, enfrentan situaciones similares. En los estados en donde no se han tomado acciones, se han clausurado permanentemente plantas nucleares. Hay por lo menos ahora una docena de plantas nucleares en riesgo.

En vez de revertir el flagelo de la desregulación de una manera fragmentaria, estado por estado, la industria de la energía eléctrica debería simplemente regularmente federalmente, y que el poder disponer de energía eléctrica confiable vuelva a ser un bien público otra vez.