Moscú denuncia la vergonzosa respuesta de Occidente ante el bombardeo del hospital ruso en Alepo

7 de diciembre de 2016

7 de diciembre de 2016 — Cuando supuestamente aviones rusos o sirios bombardean un hospital en el este de Alepo, no se hace esperar la condena del mundo occidental y de manera intensa; pero cuando las víctimas son rusos, la respuesta, si es que hay alguna, es deplorable. El vocero del Departamento de Estado de EU, Mark Toner, en un informe regular a la prensa el lunes 5, ni siquiera confirmó que había ocurrido el bombardeo de un hospital militar ruso en Alepo —que había ocurrido horas antes— y por lo tanto no condenaría el hecho.

"Es difícil hacerlo, obviamente, dado el combate y dado nuestra falta de acceso a lo que sucede en el terreno", dijo. Pero, "por supuesto que condenamos cualquier ataque a un hospital o instalación de atención médica".

De acuerdo a un informe de RT televisión del martes 6, tanto Amnistía Internacional como Human Rights Watch se rehusaron a condenar el ataque, supuestamente por la falta de información, mientras que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), publicó una declaración general donde dice que "los ataques repetidos a la infraestructura de atención médica y otras instalaciones civiles en todo Alepo son mayores indicios de cómo todas las partes del conflicto en Siria no cumplen con sus deberes de respetar y proteger a los trabajadores de la atención médica, a los pacientes y a los hospitales, y de distinguir entre ellos y los objetivos militares".

Varios voceros de las instituciones rusas condenaron enérgicamente este fariseísmo inmoral.

"Lamentamos que la comunidad mundial, incluyendo nuestros socios en Estados Unidos, reaccionan más que modestamente hacia la tragedia del bombardeo de nuestro hospital en Siria", dijo Dmitri Peskov, Secretario de Prensa del Presidente Putin. La evidencia sugiere que el hospital fue escogido de blanco de manera deliberada también. "Fue un bombardeo de alta precisión. Esto muestra que los militantes que la perpetraron tenían las coordenadas correspondientes", agrego Peskov.

El ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, habló de manera similar. "Tenemos la seguridad de que este ataque fue planeado", dijo. "Fue planeado por quienes tratan de retener sus posiciones en Alepo bajo la guisa de sus patrones extranjeros".

El vocero del Ministerio de Defensa de Rusia, mayo general Igor Konashenkov, ataco la declaración del CICR, en particular.

"Esto no fue solo una violación al derecho internacional por las 'partes en el conflicto', como dice la declaración del CICR, fue un asesinato preplaneado a sangre fría de los médicos por parte de los militantes", dijo. "El CICR, cuyo presidente visitó el Ministerio de Defensa de Rusia hace casi dos semanas, sabe perfectamente bien como ayuda Rusia a los civiles en Alepo", agregó.

Magne Barth, jefe de la delegación de la CICR en Bielorusia, Rusia y Moldavia, le dijo a Interfax en una entrevista el día 6 que el ataque contra el hospital de campo ruso, que mató a dos médicos rusos, "es completamente trágico y completamente inaceptable".

El ataque contra el hospital ruso ocurrió cuando el Consejo de Seguridad de la ONU debatía una nueva resolución, la cual fue vetada por Rusia y por China, la cual pedía un cese al fuego de siete días en Alepo. Antes de que se diera la votación en la ONU, Lavrov había dicho que la resolución contradecía las pláticas en Ginebra entre los expertos rusos y estadounidenses en torno a un plan para evacuar a los militantes armados de Alepo antes de que tenga lugar ningún cese al fuego.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria emitió una declaración donde dice que los ataques al hospital ruso "aclaran de nuevo la naturaleza terrorista de los grupos armados que Occidente insiste en caracterizar como moderados". La declaración también señal que el gobierno de Siria no dejará a sus ciudadanos en la parte oriental de Alepo como rehenes de los terroristas y que ejercerá todos los esfuerzos posibles para liberarlos, y por lo tanto, rechaza cualquier intento de cualquier lado por un cese al fuego en el este de Alepo, a menos que garantice la salida de todos los terroristas del lugar, según informó la agencia SANA.

Lavrov se reunirá con el Secretario de Estado de EU, John Kerry, en Hamburgo el 8 de diciembre en las márgenes de la reunión de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OCDE).