¿Quién es el nuevo Primer Ministro designado en Italia?

14 de diciembre de 2016

13 de diciembre de 2016 — El ex Ministro de Relaciones Exteriores Paolo Gentiloni es el nuevo Primer Ministro designado en Italia. Representa tanto la continuidad con el gobierno de Renzi como también una discontinuidad con el estilo de Renzi. Su mandato es el de supervisar la preparación de una nueva ley electoral y a partir de ahí celebrar elecciones anticipadas. Sin embargo, esto podría significar varios meses, lo cual podrían tratar de prolongar hasta el vencimiento por ley de la legislatura actual el próximo año.

Se necesita una nueva ley electoral debido a que: 1) Lo más probable es que el 24 de enero, el Tribunal Constitucional rechace la ley actual en base a lo mismo por lo que rechazó la anterior; 2) La Cámara de Representantes y el Senado tienen dos leyes diferentes, lo que produce dos mayorías distintas y volverían totalmente ingobernable al país.

Al mismo tiempo este gobierno de "Renzi 2", como le llaman algunos, tiene que hacerle frente a la crisis bancaria y los rescates de los bancos "demasiado grandes para quebrar" y otros bancos italianos.

Habiendo dicho esto, Paolo Gentiloni representa al oligarca italiano típico que tiene sus huevos en varias canastas, listo para cambiar de alianzas conforme sopla en viento.

Gentiloni, miembro de Potere Operaio, una organización proterrorista en los setentas, se convirtió en ambientalista y liberal en el transcurso de los años.

Proviene de una de las familias aristocráticas más encumbradas. Su abuelo Vicenzo Ottorino Gentiloni, conde del Sacro Imperio Romano, es famoso por su pacto de 1913 para garantizarle los votos católicos al recientemente creado Partido Liberal, probritánico. El pacto contó con la bendición del Vaticano y finalmente fue clave para conseguir el apoyo parlamentario para el ingreso de Italia a la Segunda Guerra Mundial, cambiando de alianzas de Alemania y Austria a Francia y Gran Bretaña.

La operación del conde Gentiloni fue lanzada para sabotear el proceso que entonces se estaba desarrollando para construir un Partido Demócrata Cristiano moderno, que había lanzado el industrial italiano y senador Alessandro Rossi, un firme organizador a favor del Sistema Americano de Economía Política. La organización progresista de católicos fue desbandada por el Papa al mismo tiempo que Gentiloni fue cofundador del Partido Liberal.

Los católicos progresistas solo pudieron crear un partido Demócrata Cristiano después, durante la Resistencia en contra del fascismo y en un nuevo paradigma mundial definido por la Presidencia de Roosevelt, el cual fue su inspiración. El cerebro de la Democracia Cristiana fue el entonces arzobispo Giovanni Battista Montini, quien habría de convertirse en Paulo VI en 1963.