Alastair Crooke: los alegatos de la CIA son para imponer un cambio de régimen en Moscú

20 de diciembre de 2016

19 de diciembre de 2016 — En un artículo extenso en el Consortium News del 16 de diciembre, el ex diplomático y funcionario de inteligencia británico, Alastair Crooke, sostiene que las filtraciones de la CIA argumentando que Rusia trataba de ayudarle a Donald Trump a ganar la presidencia, están dirigidas a derrocar a Vladimir Putin, a la vez que maniata la política exterior menos bélica de Trump, incluso antes de que asuma el cargo. Crooke tituló su artículo: "Inteligencia politizada para coartar a Trump".

Para apoyar su argumento, Crooke cita al antiguo alto miembro del equipo presidencial (1969-1974), columnista y ex candidato presidencial Pat Buchanan: "Detrás de los esfuerzos por difamar al [Secretario de Estado designado Rex] Tillerson y deslegitimar a Trump, existe un motivo mayor. Trump tiene antagonistas en ambos partidos que están alarmados por su triunfo, porque pone en peligro la agenda de política exterior que es su raison d'etre, su razón 'de ser'.

"Esta gente no quiere que se le levanten las sanciones a Moscú. Ellos no quieren ponerle fin a la confrontación con Rusia. Como se puede ver por sus esfuerzos de atraer al pequeño Montenegro, quieren extender a la OTAN para que abarque a Suecia, Finlandia, Ucrania, Georgia y Moldova.

"Ellos tienen en mente un cerco permanente en torno a Rusia... Su objetivo es derrocar a Putin y provocar un 'cambio de régimen' en Moscú".

Crooker concluye que la guerra en Siria ha tenido "un enorme efecto corrosivo sobre los servicios como la CIA y el MI6... al convertirse en cámaras de resonancia de infundios, sin importar qué tan improbables sean, qué tan falsos sean, arrojados al aire por diversos movimiento armados y sus financiadores, con la intención de forzar una intervención militar occidental. En pocas palabras, estos servicios han dejado de ser observadores; se convirtieron en inversionistas. Se perdieron en el laberinto de realidades contorsionadas, propaganda falsa y una soberbia adquirida. Al igual que Prometeo, ellos creen que pueden robarle secretamente a Zeus, el dios de la guerra: aspiran a ser los que dictan la guerra y la paz.

"En este mundo embriagador de guerra de 'comunicaciones estratégicas' se entrometió el señor Trump, echándoles a perder su estratagema en Siria, y prometiendo una detente con Rusia. Esto seguramente debe parecerles intolerable".